Teleobjetivo Tamron 100-400mm: prueba a fondo e impresiones

El más versátil de la media-larga distancia.

Hace poco he adquirido mi nuevo teleobjetivo Tamron 100-400mm f/4.5-6.3, en este articulo os explico por qué creo que es el teleobjetivo más versátil y práctico de entre todos los que se encuentran en el mercado. Una compra cien por cien recomendable y a un precio muy interesante.

¿Por qué comprar un teleobjetivo nuevo?

Como fotógrafo aficionado llevo muchos años intentando ir completando mi equipo con los mejores productos al mejor precio. Poco a poco la calidad del material que llevo en la mochila ha ido aumentando a medida que mis conocimientos sobre la fotografía han ido creciendo, aunque reconozco que aún me queda mucho por aprender.

“En muchas ocasiones nos olvidamos que se pueden hacer magníficas fotos de paisajes con un buen teleobjetivo”

El primer cambio que realicé y creo que es el más recomendable el soltar los objetivos “kiteros” y buscar un objetivo que fuera de calidad y que me fuera valido para un uso cotidiano. Sin embargo a medida que iba avanzando me daba cuenta de que por muy bueno que fueran los objetivos todo terrenos, lo que daba más calidad era optar por los mejores objetivos dentro de unos rangos de trabajo que se adaptaran a mis necesidades.

Perdido el primer miedo a estar cambiando de objetivos, te das cuenta que es lo que más calidad genera. Desde este punto de partida creo que es muy interesante, por lo menos desde mi experiencia, el tener buenos objetivos en cada zona de focal, de una relación calidad precio interesante y usar el que mejor te venga en función del tema a fotografiar.

Ya os he hablado en otros artículos de buenos objetivos con una calidad óptica sorprendente para el precio que tienen. Así para grandes angulares os he hablado y seguiré hablando mucho, porque me parecen extraordinarios, de los objetivos Irix. Son brutales de buenos para el precio que cuestan. Algunos podrán pensar que son caros, pero no estamos hablando de objetivos de calidad óptica pobre, estamos hablando de objetivos comparables con grandes angulares de Zeiss, que cuestan en torno a los 2.500 €, estando los Irix por debajo de los 500 €. En fin que esta zona de la focal la tengo bien cubierta.

Ahora he decidido actualizar las focales más tele. Desde hace varios años he tenido guardado en la caja un teleobjetivo zoom, que a pesar de tener un estabilizador no me daba la calidad de imagen que me dan mis otros objetivos. Si, en condiciones concretas si iba bien, pero para otras, la velocidad de enfoque, el nivel de estabilización y sobre todo la calidad de imagen general. Fundamentalmente en las posiciones más teles no tenía la calidad suficiente para lo que yo ya me voy poco a poco acostumbrando.

Hace unos meses tuve la oportunidad de probar un teleobjetivo de Canon, el EF 100-400mm f/4.5-5.6 L versión I y la verdad es que me encantó. El rango de zoom, el estabilizador y sobre todo la calidad de imagen le daba varias vueltas al mi anterior teleobjetivos. Así que me nació ese gusanillo que nos nace a todos los que probamos algo bueno de un amigo y nos entra ganas de comprarnos uno para nosotros. No le quiero llamar envidia, vamos a llamarlo: “ganas de mejorar”…jejejeje

“El modelo de Canon Mark I lleva un mecanismo de extensión de fuelle pero el modelo Mark II al igual que el Tamron, lo hace mediante giro del anillo”

Cuando inicié la búsqueda de este objetivo lo primero que descubrí fue que había una versión nueva a la que Canon siempre suele llamar Mark II y que el modelo que había probado había dejado de comercializarse en el mercado; y lo segundo que descubrí, y que me hizo caerme de la silla del ordenador, fue conocer el precio que superaba los dos mil euros.

Con un presupuesto que no podía pasar de los 1000 € (y que no se entere mi familia) esta opción se me quedaba bastante lejos. En la búsqueda de alternativas descubrí dos opciones de marcas de prestigio en ese rango focal y que si entraban en mi presupuesto: una de Sigma y otra de Tamron.

Decidí por tanto documentarme bien a la hora de decidirme por uno o por otro. De ambos objetivos encontré algunas revisiones de ciertos gurús de la fotografía de ámbito internacional. En ellas se hablaban de que ópticamente son de una calidad similar incluso a la del Canon. Además, qué a pesar de no tener la misma luminosidad (las diferencias son de menos de un paso), con cámaras modernas que permiten trabajar con sensibilidades ISO más altas, no eran ningún inconveniente.

“Con ayuda de un trípode o subiendo el ISO resolvemos a la perfección la posible falta de luminosidad”

Por tanto parecía que la opción Sigma o Tamron no era nada descabellada. Ahora había que decidirse por una marca o por otra.

Por prestigio, ambas marcas en los últimos años han hecho grande esfuerzos por aumentar en gran medida la calidad de objetivos. Sigma con sus series ART, Contemporary (como este 100-400) y Sport, con respecto a Tamron hay que destacar su serie de objetivos SP y el magnifico trabajo de desarrollo, del que hablan que es el mejor sistema de estabilización del mercado, han conseguido aumentar en gran medida el valor de sus marcas.

Además de que en calidad óptica son objetivos similares, ambos cuentan con la posibilidad de poder actualizar sus firmware o de modificar los parámetros de uso y las diferentes configuraciones del objetivo a través de un accesorio (de venta por separado) a través de una conexión al ordenador por USB. Esta opción no la tiene Canon (y ni siquiera se le espera), y nos permite por ejemplo ajustar los límites de enfoque (para que sea aún más rápido), ajustar el modo de funcionamiento del estabilizador, etc.

“Accesorio Tap In Console para monturas Canon”

Sin embargo una característica que para mi ha resultado decisiva a la hora de elegir entre un objetivo de una marca u otra ha sido una cuestión realmente básica: La posibilidad de añadir un suporte de anillo o collar para el trípode. En el objetivo de Sigma esa posibilidad no existe. Ni existe el soporte y ni siquiera existe el hueco en el diseño del cuerpo para que otro fabricante lo hiciera. Sin embargo en Tamron, aunque se venda por separado, existe ese soporte especialmente diseñado para el objetivo que nos permitirá colocar el conjunto en el cabezal de nuestro trípode de forma equilibrada sin hacer sufrir las bayonetas ni las monturas y que el nivel de estabilización de todo sea mucho más fiable.

“Accesorio para acoplar el objetivo Tamron 100-400mm a un trípode con sistema Arca Swiss”

Habrá muchos fotógrafos que les parezca una característica menor, pero cuando montas estos objetivos en la cámara te das cuenta que en el trípode se produce una descompensación de masas que hace muy difícil el trabajo fotográfico.

Otra característica que hace se incline la balanza a favor del Tamron 100-400mm es que incluye varios elementos de Magnesio, que hacen que el cuerpo sea mucho más resistente a pesar de su ligereza. Debido al gran tamaño de estos objetivos, tienen cierta propensión a sufrir golpes accidentales, así que este detalle hace que la resistencia del equipo sea bastante más alta que si se fabrican exclusivamente con polímeros como en el caso del Sigma. Además, en este review Tamron 100-400mm tengo que mencionar que es resistente a las salpicaduras y las lentes llevan un recubrimiento especial anti-adherente que las mantiene limpias por más tiempo.

Así y resumiendo:

  • Con una calidad óptica magnifica, igualada a los objetivos que duplican su precio.
  • Con la posibilidad de uso del Tap In Console (así se llama el dock de comunicación para actualizar el objetivo en el ordenador).
  • Con la posibilidad de añadir un soporte para el trípode.
  • Con el gran trabajo que hace el sistema de estabilización y seguimiento de Tamron.
  • Con el bajo peso y los elementos de magnesio que los hacen más resistente.
  • Con su resistencia a la salpicadura y el recubrimiento especial.
  • Con el precio por debajo incluso de los 900 €
  • Y finalmente, con los 5 años de garantía que ofrece Tamron a los que compramos nuestros equipos en canales de distribución autorizados,

 

Pues sin duda alguna, con todas estas características el objetivo que mejor se va a adaptar a mis necesidades (y creo que a las de todos los que buscan teleobjetivos en este rango de focales) es el Tamron 100-400mm f/4.5-6.3 Di VC USD.

Características Técnicas Tamron 100-400mm

Una vez elegido el objetivo entre los de la competencia os voy a comentar que características técnicas presenta de forma más concreta.

Características Ópticas

El objetivo Tamron 100-400mm incluye tres lentes de baja dispersión que hacen que carezca de aberraciones cromáticas y de una magnífica nitidez y definición. Tiene un diseño óptico que permite reducir el número de lentes en su construcción. Este numero de lentes es menor al de la competencia, por lo que se consigue que la luz llegue más directa al sensor.

La lente frontal del objetivo lleva un recubrimiento especial que hace que sea más resistente a los arañazos, al polvo y repelente al agua y suciedad. Además las partes móviles del objetivo están selladas, lo que permitirá que podamos usarlo en el exterior en ambientes polvorientos, etc.

Otro elemento que incorpora el sistema óptico son el recubrimiento eBAND y el BBAR que hacen que las lentes tengan un excepcional rendimiento antirreflejos y una magnifica transmisión de la luz sin luces parásitas y con menos cantidad, casi nula, de “flares”.

Otra ventaja del objetivo Tamron 100-400mm respecto a la competencia es que tiene una distancia mínima de enfoque muy reducido (menos de un metro u medio) para este tipo de objetivos y un grado de magnificación de 1:36 lo que nos permitirá poder usar este objetivo para fotografiar elementos cercanos y aproximarnos bastante al elemento en cuestión.

Con este objetivo Tamron conseguiremos además muy buenos primeros planos y con un bonito enfoque selectivo”

Este objetivo es compatible con los duplicadores que tiene Tamron en el mercado tanto el x1,4 como el x2 lo que nos permitirá multiplicar la focal y conseguir alcanzar hasta una focal 800 en sensores Full Frame, con la máxima calidad y con poca pérdida de iluminación.

“Los duplicadores nos permitirán aumentar la distancia focal de nuestras lentes para momentos especiales”

Características Electrónicas

Una de las principales ventajas del objetivo Tamron 100-400mm sobre la competencia es que Tamron ha dotado a este objetivo de un doble microprocesador, que se encarga de manejar a la mayor velocidad posible el seguimiento del autofoco y la compensación de las vibraciones. Estos dos microprocesadores son el éxito de este sistema que hacen que el objetivo Tamron sea capaz de seguir perfectamente a objetos en movimiento, sea cual sea su dirección y estabilizar la imagen que le llega al sensor.

Otra característica electrónica que ya hemos adelantado es que el objetivo Tamron 100-400mm es compatible con el TAP IN CONSOLE. Esto es un dispositivo USB que nos permite reconfigurar ciertos parámetros de nuestro objetivo y de actualizar el software integrado en los microchips (firmware) que lo controlan. Podemos ajustar las diferentes distancias de enfoque: Por ejemplo, un día vamos ha hacer fotos de pájaros con lo que no vamos ha hacer fotos a menos de 50 metros de distancia, pues con este dispositivo podemos configurar que el autofoco cubra la distancia de infinito a los 50 metros solamente, por lo que podemos enfocar mucho más rápido si el intervalo de búsqueda de foco es más mayor.

Así mismo, podemos configurar el nivel de compensación de las vibraciones en función del tipo de fotografía que nos toque ese día. Este dispositivo se vende como opción y es recomendable para fotógrafos que usen y busque el límite en sus fotografías. Para el usuario medio también tendrá su aplicación, pero con los ajustes de fábrica podemos cubrir todos los tipos de fotografías para los que se recomienda esta focal.

Características Físicas Tamron 100-400mm

Son muchos los aspectos físicos que destacan de este Tamron 100-400mm, pero sin duda, uno de lo más interesantes es su ligereza. El poco peso del objetivo Tamron 100-400mm nos va a permitir llevarlo en la mochila o montado en la cámara y no tener que hacer un sobre esfuerzo. La competencia, sobre todo los objetivos Canon pesan en torno a un 30% más. Este sobrepeso puede parecer poco, pero cuando estamos haciendo largas marchas con estos “tochos” acuestas cualquier gramo ha de tenerse en cuenta.

Además de pesar poco y la ayuda inestimable del VC (estabilizador de imagen), podemos usarlo con mucha agilidad cuando hacemos fotografía “cámara en mano” y debemos usar la cámara sin ayuda de trípode o monopie. El peso del equipo es determinante, por ejemplo tengo compañeros que poseen entre sus equipos, lentes pesadas como los 150-600mm, incluso más pesadas, que se pasan más tiempo en sus cajas dentro de que haciendo fotos. Este factor también fue un detonante importante para decidirme por esta focal y no por otras más largas.

“En la mano con el objetivo recogido el conjunto es muy reducido y manejable”

Como ya he comentado anteriormente, aunque el objetivo Tamron 100-400mm es ligero, está reforzado con elementos de magnesio para conseguir dotar de más solidez al conjunto. Unos anillos de este material se disponen en los puntos clave, reforzándolo, haciéndolos más rígidos y resistentes a posibles golpes y caídas. Ojalá nunca se no caiga o le demos un golpe a un objetivo, pero si además de polímeros existen zonas metálicas posiblemente podremos evitar un daño irreversible a nuestra óptica, tanto externa como interna.

El cuerpo está sellado a la humedad, ojo no significa que podamos hacer fotos submarinas con el objetivo, pero si resistirá un nivel de humedad alto sin peligro de que ésta penetre en el objetivo y empañe algunas de las lentes. Esto es muy importante para los que vivimos en lugares cerca del mar y con un alto grado de humedad ambiental y posibilidades de condensación, por ejemplo en fotografía nocturna.

“Con el objetivo extendido el conjunto es muy manejable y permite moverte con facilidad y cambiar de encuadre rápidamente y sin riesgos de tropezar contra nada”

Por último comentar que, el objetivo Tamron 100-400mm puede montar como opción, a diferencia que el Sigma equivalente, el anillo de soporte para el trípode. Creo que en un teleobjetivo con este rango de focal se hace un elemento indispensable. El objetivo y la cámara va a ir montado en la mayor parte de las ocasiones en un trípode o un monopie. El aro-soporte me va a poder permitir equilibrar todo el conjunto, no forzar las monturas y dotar al sistema de una estabilidad mucho más alta que si nos vemos obligados a usar el anclaje al trípode directamente en el cuerpo de la cámara.

“En unos días estará disponible el soporte para trípodes para el Tamron 100-400 de momentos tendremos que utilizar un trípode con una solidez de solvencia como mi Vanguard Abeo Pro 283”

Además la montura para trípode es de sistema Arca-Swiss que nos va a permitir usarlo en la mayoría de los trípodes sin tener que anclar anteriormente ningún otro tipo de zapata. Estoy seguro que la competencia tomará nota en revisiones de sus equipos y en nuevas versiones tendrán en cuenta esta característica aunque sea de forma opcional como en el caso de Tamron.

“Con el soporte el conjunto quedará más equilibrado y nos permitirá usar trípodes ligeros”

Prueba de Campo

Apenas me ha dado tiempo a salir unos días con este objetivo a hacer fotos, pero la verdad es que estoy encantado. Todas mis expectativas en cuanto calidad, portabilidad y empleabilidad han sido cubiertas incluso superadas.

He tenido la opción de llevar en alguna quedada aquel objetivo Canon EF 100-400mm f/4.5-5.6 L I que me cedieron hace unos meses con la idea de comparar un objetivo con otro. Reconozco que me hubiera gustado probarlo junto con el último modelo Mark II pero no ha podido ser.

Con respecto a la versión I os puedo asegurar que el funcionamiento de la parte electrónica del objetivo, tanto en estabilización (en grado y ruido),  como en aspectos de seguimiento en enfoque de objetos en movimiento, la ventaja del Tamron 100-400mm es muy superior, sacando los colores al ya obsoleto Canon.

“Añadir un 100-400 a mi mochila me va a permitir cambiar el punto de vista de muchos de mis paisajes favoritos. Además la versatilidad de este 100-400 me va a permitir hacer otras fotos que suelo tener más olvidadas como las deportivas y las de naturaleza”

Ópticamente también es superior, pero la diferencia no es tan abismal, y se nota (o por lo menos yo lo noto en las pruebas que he realizado) en la zona periférica de la imagen. La resolución del objetivo Canon cae de muy buena a, simplemente buena en los bordes de la imagen, mientras que en el Tamron se mantiene en muy buena de centro a periferia.

La combinación VC y poco peso hace que la usabilidad “a mano alzada” del objetivo Tamron 100-400mm sea también mucho mayor que Canon, que pesa más de un cuarto de kilo más, que tarde o temprano termina pasándonos factura en nuestras espaldas.

Calidad de Imagen

La calidad de imagen del objetivo es magnifica, supera mis expectativas incluso en elementos muy alejados y con el zoom a tope. En mi otro objetivo telezoom, cuando intentaba sacar algo a cierta distancia en la posición de mayor distancia focal, la resolución era muy pobre. Este Tamron es muy superior, costando poco más de lo que me costó hace unos años mi anterior tele.

 

“Un recorte al 100% de ampliación de la parte central de la foto anterior”

Comparándolo con el 100-400mm de Canon (versión I) vemos que la calidad de la imagen es mayor. Si observáis la foto de muestra podréis ver que las ventanas y los postes de los tendederos se ven con mayor definición en la imagen izquierda que corresponde al objetivo Canon.

Realicé esta foto especifica para comprobar el tema de las aberraciones cromáticas y ambos se comportan muy bien sin aparecer en ninguna de las dos tomas.

Ampliando sobre la “espátula” veremos como se puede apreciar un pequeño halo purpura de derechas y verde de izquierdas que pasa casi desapercibido en los dos, pero que en el caso del Canon es más evidente.

Pero, si ampliamos la zona del cerrojo (a la izquierda de la toma) observaremos que en la toma realizada con el Tamron la definición es mayor. Observad el candado y se nota a pesar del tamaño de estas imágenes.

Respecto al contraste y al color, vemos que el Tamron también se encuentra un paso por encima del veterano objetivo de Canon.

Efectividad del Estabilizador de Imagen

Respecto a la efectividad del sistema de enfoque solo puedo comentar maravillas. Como ya hemos explicado anteriormente dispone de dos posiciones o modo 1 y 2.

En el modo 1 es para cuando nuestros objetos están estáticos y no estamos haciendo seguimiento por barrido. Es ideal cuando vamos a fotografiar por ejemplo un paisaje con muy poca luz y sin trípode y vemos que el tiempo de exposición y la focal adecuada es incompatible. El modo 2 está pensado para estabilizar la toma cuando estamos siguiendo algún elemento y estamos moviendo el conjunto de la cámara.

La primera vez que pones el ojo en el visor, extiende el zoom a tope es que todo se mueve a todos lados. Sin embargo cuando pulsas el botón de disparo y se activa el VC es como si alguien te sostuviera el objetivo, es más, parece como si alguien  “parase el mundo”. Esta “parada” te permite obtener fotos con a pulso con velocidades increíblemente bajas para las focales que usa. Según las instrucciones, más de cuatro pasos de estabilización.

Es decir que si la foto sin estabilizador la tomas a 1/800s. para que no te salga movida, con el VC activada puedes bajar hasta los 1/50s. Y realmente creo que hasta con un agarre sólido y en función de la focal se puede bajar aún más la velocidad, ya que el poco peso del equipo hace que para los más “templados” sea sencillo tomar las fotos a pulso.

“Foto a 400mm f/8 ISO 100 y una velocidad de solo 1/100 ningún atisbo de trepidación, e incluso hubiera podido bajar más la velocidad con un diafragma más cerrado”

Os dejo un pequeño vídeo que he grabado usando el VC a pulso dentro de mi casa con el objetivo a 400mm apuntando directamente a mi árbol de navidad. He enfocado manualmente ayudándome del Live View de la Canon 6D.

Velocidad de Enfoque

La velocidad de enfoque es realmente buena a pesar de que no es de los objetivos más luminosos. Cambiar de foco es casi instantáneo. Tan solo hace falta colocar el punto de enfoque en el elemento en cuestión y pulsar el botón que activa el autofoco.

“El foco es instantáneo y lo clava en el punto de enfoque seleccionado a pesar de la distancia y la velocidad del sujeto”

También es verdad que no solo es trabajo del objetivo, también es necesario que la cámara haga bien su trabajo y ambos circuitos se sincronicen a la perfección. Y en este caso lo hacen aunque sean de distintos fabricantes, y el foco es prácticamente instantáneo.

Conclusiones

Si buscas un teleobjetivo zoom de focal media/larga con una calidad óptica sobresaliente y una máxima usabilidad (incomparable con otros objetivos similares por poco peso, calidad de VC, accesorios, etc) y a un precio razonable sin duda estás de enhorabuena, puesto que este Tamron 100-400mm f/4.5-6.3 Di VC USD cumple a la perfección con todas estas características y muchas más, y además con 5 años de garantía.

Deja tu voto

21 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 23

Upvotes: 22

Upvotes percentage: 95.652174%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 4.347826%

Escrito por Alberto Bouzón

Enamorado de la Fotografía y Vídeo Digital, de la edición y procesado de la imagen. Profesor de Educación Secundaria en Tecnología, entusiasta de la Robótica educativa y el uso de la TICs. Multitud de cursos, talleres y jornadas realizados como docente y discente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *