Cómo la vida me enseñó a hacer fotografías (y a ti también)

La red está llena de tutoriales de cómo hacer fotografías de cualquier tipo. Cómo ser un buen fotógrafo, cómo hacer mejores fotos, cómo, cómo y cómo. Podrás encontrar muchos tutoriales de ese tipo en nuestro blog (muy útiles, por cierto). Pero algo que seguro no os han contado hasta ahora es lo que yo os voy a contar, y es cómo la vida me enseñó a hacer fotografías.

Para empezar entendamos que, en gran medida, la fotografía es una forma de interactuar con el mundo, ya sea el mundo exterior o nuestro mundo interno. Por ello, la primera norma para hacer fotos está muy clara: ser humano. ¿Cumples ese requisito? (¡Espero que sí!) Pues entonces ya tienes largo camino recorrido y puedes ir sacando la cámara de fotos, porque te sorprenderás de la de cosas que seguro ya sabes que se pueden aplicar en el mundo de la fotografía.

Afortunado es el hombre que tiene tiempo para esperar.

 Calderón de la Barca

Seguro que ya te has encontrado en más de una situación en la que has tenido que esperar, sin que eso suponga un divertimento por tu parte, pero lo has hecho. Ya sea esperar una oferta de trabajo, esperar a que lleguen las vacaciones, esperar a que la otra persona te corresponda, esperar un nacimiento, esperar a que alguien te perdone… Nos pasamos la vida esperando, que no desperdiciándola, no confundamos. Y eso es exactamente lo que pasa en fotografía: no por esperar pienses que estás desperdiciando el momento. No por bajar la cámara uno segundos y esperar a que algo ocurra consideres que podrías haber hecho ya 20 tomas y haberte ido corriendo a otro lugar.

Cómo ser fotógrafo

Dicen que las cosas buenas se hacen esperar, ¿será verdad o un simple refrán? Yo he aprendido que hago mejores fotos cuando bajo la cámara un momento y observo tranquilamente, cuando espero a que algo que pasa frente a mi realmente me grite: “Ahora”. Quizás estar todo el día con el ojo en el visor supone una desconexión demasiado fuerte con lo que pasa a tu alrededor, y la clave resida en no escondernos tras la cámara pero estar bien preparados para utilizarla en cualquier momento.

En la práctica de la tolerancia nuestro peor enemigo es el mejor maestro.

 Dalai Lama

El que quiera. Que levante la mano el que no haya hecho un retrato y se haya encontrado con este “problema”. Creo que la fotografía de retrato es donde más se da uno cuenta de la necesidad de conectar con los demás. Algo que seguramente ya habrás aprendido a lo largo de la vida y que no es sólo aplicable en fotografía, si no en el trabajo, en la escuela, en la casa con la familia, los amigos… Llegar a conectar con la otra persona y entenderlo es crucial para establecer una comunicación real.

Cómo ser fotógrafo

Aunque cuando estás haciendo una foto quizás no estás hablando (literalmente), sí lo haces en cierta manera. Conseguir un buen retrato es más difícil de lo que parece, y la clave estará en tu capacidad para conectar con el que se encuentre frente a tu cámara. Si consigues pasar esta barrera en tu vida diaria tendrás un gran terreno ganado en el mundo de la fotografía.

Muchas veces las cosas no se le dan al que las merece más, si no al que sabe pedirlas con insistencia.

Calderón de la Barca

Ya desde pequeños nos damos cuenta de que si algo no nos sale bien a la primera no queda otra opción que repetir (si quieres llegar a conseguirlo, claro). Esto parece muy obvio, tanto que a veces se nos olvida. Con la llegada de la era digital, repetir una toma con tu cámara ya no supone un incremento de coste tan alto como en la era analógica. ¿Por qué no aprovechar eso? En ocasiones, tomar nuestra cámara en casa y probar hasta la saciedad todas las opciones de la misma puede ser el mejor entrenamiento para un fotógrafo. Si lo tuyo no es leerte al manual, simplemente prueba. Haz muchas pruebas.

Cómo ser fotógrafo

Esto no es sólo útil para empezar a entender tu cámara, si no para empezar a entender la luz. No te hace falta entenderla a nivel teórico, pero fíjate bien en lo que pasa cuando la mueves, cuando utilizas dos fuentes de forma contrapuesta, cuando utilizas una luz directa, cuando rebotas la luz contra el techo… Si lo tuyo es pasar manos a la obra sin miramientos, repetir, repetir y repetir puede ser una gran opción de aprendizaje.

Si viéramos realmente el Universo, tal vez lo entenderíamos.

Jorge Luis Borges

Ya hemos dicho que quizás no te interesa teorizar sobre la luz, pero hay ciertas cosas que debes conocer sobre su manera de comportarse. Ciertas cosas, si te fijas, que ya las aprendemos mientras crecemos. Como que si hace calor, mejor no te pongas una prenda negra. Y esto… ¿por qué sera? Exacto, porque absorbe la luz. Si por el contrario te pones una camisa blanca, de seguro ésta reflejará la luz que le llegue. Estos principios tan básicos son en los que se basan nuestros amigos los reflectores.

Cómo ser fotógrafo

Así que ya sabes, sin tener que profundizar mucho, que si colocas una fuente de luz a un lado de tu retratado y al otro colocas un reflector negro (en este caso, el nombre reflector deja de tener sentido pero así lo siguen llamando), enfatizará las sombras. Si, por el contrario, colocas al otro lado un reflector blanco (o dorado, o plateado… colores claros), las sombras provocadas por la fuente de luz se “rellenarán” ya que la luz será rebotada. Quizás esto ya lo sabías, pero cuidado, porque tiene más implicaciones, como la de que los fotógrafos suelan ir vestidos de negro o que si tu retratado decide ir con camisa blanca se te complicará  un poco la vida.

Nadie es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo.

Refrán popular

Otra de las cosas que aprendemos con la edad es que no podemos caerle bien a todo el mundo. Pues en fotografía pasa igual. Según vas avanzando en este mundo, te das cuenta de que el hecho de que tus fotos gusten a todos se convierte en una ardua tarea. Seguramente ya hayas vivido la situación (o la vivirás) en la que una foto que has tomado le encante a una persona y le desagrade a otra. Y te preguntarás, “¿Cómo puede ser? ¡Si es la misma foto! ¿Es entonces mi foto buena o mala?”. Pues mira, ninguna de las dos. Será buena para unos, mala para otros, regular para otros tantos e increíble para unos pocos. Quizás empieces a darte cuenta de que poner el filtro y la evaluación en los demás es complicado.

Cómo ser fotógrafo

No porque la opinión de los demás no importe, ya que seguramente a nosotros nos importa y mucho, si no porque llegar a una conclusión será prácticamente imposible. Es entonces cuando debes aprender que sólo tú puedes decidir cuánto vale tu fotografía. Exactamente igual que en la vida, cuando aprendes que sólo tú puedes decidir si lo que haces es correcto o no (porque los demás te dan variopintas evaluaciones de un mismo acto).

La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora.

José Ortega y Gasset

Seguramente en alguna época de tu vida, intuyo que en la más joven, el que una persona fuera atractiva para ti era motivo suficiente para pedirle una cita. Y seguramente, con los años, te hayas dado cuenta de que necesitas algo más, una persona que te llene a otros niveles como el intelectual o el emocional. Con la fotografía pasa un poco igual. Al principio, nos conformamos con fotografías estéticamente correctas, nos encantan que sean “bonitas” y nos paramos ahí. Con el tiempo empieza a surgir la necesidad de que las fotos cuenten algo, de que te lleguen de alguna manera y de que signifiquen algo más que un momento estéticamente atractivo que decidiste inmortalizar.

Cómo ser fotógrafo

Como ves, la vida te enseña muchísimo sobre cómo ser fotógrafo. Podría seguir contándote cuántas enseñanzas del día a día son aplicables al mundo de la fotografía, pero nos quedaríamos aquí hasta mañana. Seguramente tú ya intuyas el resto y no necesites que te las cuente. Pero, ¿te habías parado a pensar alguna vez cuánto nos enseña la vida sobre la fotografía?

Deja tu voto

8 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 8

Upvotes: 8

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Escrito por Redacción Foto24

En Foto24.com, nos apasiona la fotografía y queremos compartir esta pasión con vosotros, nuestros lectores. Esperemos que los contenidos de este blog os ayudan a empezar en este mundo tan amplio como es la fotografía.

3 Comments

Leave a Reply
  1. Me ha parecido un reportaje increíble. De los mejores sobre fotografía que he leído. No porque sea, evidentemente, el más teórico o el que más trucos te de, sino porque es el que más me ha abierto los ojos. Estaba muy frustrada y me ha ayudado un montón. Enhorabuena.

    • Hola Siera,

      La verdad no sabes cuánto me alegro de que te haya gustado el artículo, y sobre todo, de que te haya servido, que es lo más importante. Ánimo y a seguir en el mundo de la fotografía, que es un mundo apasionante 😀

      Muchas gracias por tener el detalle de dejar tu comentario aquí.

      ¡Saludos! 🙂

  2. Soy una pequeña principiéis te en el mundo de la fotografía, he empezado por libre antes de leer teoría.
    Es el primer reportaje que leo y me ha parecido tan original que pienso que el mundo fotográfico es todo aquello que tus ojos quieren enseñar..

    Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.