Cómo procesar tus fotos en formato RAW: todo lo que debes aprender

El formato RAW -traducido literalmente como “crudo” del inglés- es un tipo de archivo que no presenta ningún tipo de compresión y, por lo tanto, te permite disponer de la máxima calidad fotográfica que alcance tú cámara. Si vas a procesar tus fotos en el ordenador deberías utilizar siempre este formato de archivo en lugar de otros comprimidos como TIFF o JPEG, ya que el RAW presenta una mayor latitud de exposición.

Es muy recomendable que realices un procesado básico o “revelado digital” a todas tus fotografías antes de darlas por terminadas. Aunque los softwares más populares entre los fotógrafos para este tipo de ajustes básicos son Adobe Lightroom y Camera RAW, actualmente todos los fabricantes de cámaras disponen de sus propios programas de edición. A continuación te proponemos un flujo de trabajo básico que puedes emplear de manera rutinaria.

Formato RAW: aprende a procesar tus fotos

1. Selecciona solo las mejores fotos

En fotografía digital es muy fácil volver a casa después de una sesión fotográfica con la tarjeta llena de fotos. Antes de comenzar a procesar, haz un ejercicio de autocrítica y selecciona solo las que realmente creas que valen la pena. Marca tus mejores fotos con dos o tres estrellas y a partir de ahí concentra tu energía en procesar solo esas.

formato-raw-01

2. Reencuadra y nivela el horizonte

Aunque lo ideal es encontrar una composición ideal antes de apretar el disparador esto no siempre resulta posible, especialmente cuando te enfrentas a un sujeto en movimiento. Tampoco es lo mismo tener que sentir y pensar un encuadre en unos pocos segundos que tener todo el tiempo del mundo para contemplar una fotografía y decidir sobre un posible reencuadre.

formato-raw-02

La fotografía digital le brinda a tu ojo fotográfico una segunda oportunidad a la hora de componer una escena. Puedes aprovechar la función recorte para descentrar sujetos, colocar elementos en los puntos de interés, o eliminar de tu escena partes que distraen la atención o la ensucian. Recuerda que el recorte reduce la calidad de tu fotografía, así que úsalo con mesura, especialmente si el tamaño de tu sensor y cantidad de megapíxeles no son excesivos.

Las fotografías con horizontes inclinados producen un efecto muy antiestético, rota tu toma hasta que consigas que colocarlo paralelo al borde de la toma.

3. Corrige la exposición

Aunque la medición de tu cámara sea muy precisa habrá momentos donde consideres que puedes mejorar la luz sobreexponiéndola o subexponiéndola en función de decisiones creativas. En la foto de ejemplo un día nublado, una longitud focal de 300mm que nos obligaba a utilizar una velocidad de obturación de 1/350 s, y un cámara con mal rendimiento del ISO a partir de un valor de 560, nos obligó a realizar una toma bastante subexpuesta para evitar la aparición de ruido y garantizar la correcta estabilidad de la toma. Lo corregimos sin problema sobreexponiendo algo más de un paso durante el revelado digital.

formato-raw-03

4. Presta atención a los otros ajustes básicos:

  • Contraste: aumentando este valor conseguirás una mayor definición y fuerza en tu fotografía. Es muy aconsejable que le des un poco más de contraste a tus fotos por defecto, especialmente si empleas objetivos no demasiado nítidos que flojean en este punto.
  • Temperatura de color: valores menores proporcionarán a tu foto una tonalidad más fría, si la corriges hacia el lado opuesto lograrás un color más anaranjado y rojizo. Puedes potenciar los cálidos en puestas de sol y escenas amables, y los fríos en escenas de agua, cielos, hielo, y cuando quieras corregir la dominante amarilla de la luz de tungsteno artificial.
  • Iluminaciones y sombras: cuando te enfrentes a escenas con una diferencia de luz excesiva entre dos planos, puedes recurrir a bajar las iluminaciones para recuperar la textura en las altas luces, y a aclarar las sombras. Ten en cuenta que si los valores sobrepasaron los límites izquierdo (negros) o derecho (bajas luces) del histograma esa información será irrecuperable.

formato-raw-04

5. Dale un puntito extra de enfoque

Aunque hayas enfocado correctamente tus fotos, no dejes pasar la oportunidad de hacerlo de nuevo durante el procesado, ya que comprobarás que ganan ese extra de nitidez que siempre buscamos al comprar equipos y objetivos de mayor calidad.

Como punto de partida puedes utilizar estos valores según la resolución de tus fotos:

  • Fotos alta resolución (300ppp y 50cm borde más largo): Radio 2; Cantidad 99.
  • Fotos baja resolución (72ppp y 20cm borde más largo): Radio 0,2; Cantidad 500.

formato-raw-05

6. Elige un formato de salida en función del uso

El formato RAW es un formato inalterable y por tanto no es posible guardar los cambios sobre el mismo, así que una vez procesadas tus fotos debes exportarlas a un formato de salida comprimida. Te proponemos tres opciones que puedes utilizar como formato de salida dependiendo del uso que vayas a darles:

  • TIFF 16 bits: es un formato muy poco comprimido que te permite conservar la máxima calidad y tamaño de tus fotos. Escoge este formato cuando el destino de tus fotos sean grandes ampliaciones.
  • JPEG alta calidad: 300ppp, 50cm borde largo (para sensores de 24MP), calidad 100. Formato comprimido para fotos cuyo destino sea la impresión.
  • JPEG baja resolución: 72ppp, 900 píxeles borde largo, calidad 100. Formato comprimido ideal para envío de fotografías por e-mail y uso en sitios web.

formato-raw-06

En definitiva, esta es la diferencia que puede llegar a marcar el revelado digital en formato RAW entre la foto del “Antes” (arriba) y “Después” (abajo).

formato-raw-07

Estas son las principales claves para procesar correctamente tus fotos en formato RAW. ¿Hay algún aspecto sobre el que te gustaría profundizar? ¡No dudes en dejar tu comentario!

Fotos: © Daniel Santos Megina.

Deja tu voto

15 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 15

Upvotes: 15

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Escrito por Daniel Santos Megina

Periodista científico, tecnológico y medioambiental, también fotógrafo profesional de naturaleza y reportaje. Colaborador habitual de las revistas "Muy Interesante", "Superfoto digital" y "Grandes Espacios", además de hacer trabajos como freelance para diversos proyectos editoriales, exposiciones, reportajes de encargo y publicidad. Fotógrafo galerista permanente de la Galeria de arte "Punto Ciego".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.