5 esquemas de iluminación para fotografía de estudio

Si eres de los que coge su cámara y sale a la calle a fotografiar lo que se encuentra y estás pensando en adentrarte en el mundo de la fotografía de estudio, debes asumir una cosa antes de empezar: tienes que aparcar momentáneamente lo que has aprendido hasta ahora. Buscar la hora azul o el momento decisivo aquí no sirve: el control total está en tus manos, con los pros y contras que eso conlleva.

Por un lado podrás controlar todos los parámetros de tu fotografía: luz, composición, atrezzo… Pero si no consigues lo que estabas buscando no podrás echar la culpa a aquella nube que de repente te estropeó la toma de tu vida o aquel perro que se interpuso en una de tus composiciones perfectas. Todo lo puedes controlar y repetir las veces que haga falta, por lo que cambia radicalmente el paradigma en comparación con otros tipos de fotografía. Lo primero que debes conocer son los llamados esquemas de iluminación.

La importancia de la luz en la fotografía de estudio

La luz sigue siendo el elemento principal y necesario para nuestro trabajo, eso sí, ahora la podemos colocar, aumentar, rebotar… en un sinfín de combinaciones, pero ¿cómo empiezo? En este artículo y posteriores te vamos a dar una guía para adentrarte en el mundo de la fotografía de estudio paso a paso.

Dominar la luz dentro del estudio requiere muchas horas de práctica hasta conseguir los efectos que deseamos, por eso aconsejo empezar a trabajar con las combinaciones de luz más simples y poco a poco ir explorando y experimentando con esquemas de iluminación más complejos. Empezaremos con una única fuente de luz y algunos reflectores para ver las diferencias.

Esquemas de iluminación básicos: ejemplos y explicaciones

A estas alturas nos falta lo que queremos fotografiar, así que eché mano de Pepita, que no se queja por las repeticiones, no te pide una copia en papel por posar y lo mejor de todo… ¡No habla!

1. Paraguas lateral y reflector negro

En la primera toma disponemos en un lado un flash lateral montando un paraguas reflectante y en el lado contario un reflector negro para cortar cualquier tipo de relleno.

Esquema de iluminación: paraguas lateral y reflector negro

5 esquemas de iluminación para fotografía de estudio
Como se puede apreciar, el paraguas llega a iluminar parcialmente un lado de la cara pero el reflector negro impide que rebote la luz. Con este tipo de esquema podemos practicar moviendo la luz hacia atrás con lo que oscureceremos más la parte no iluminada y hacia delante con el efecto contrario.

2. Paraguas lateral y reflector blanco

Ahora cambiamos solamente el reflector por uno blanco para ver qué efecto nos produce.

Esquema de iluminación: paraguas lateral y reflector blanco5 esquemas de iluminación para fotografía de estudio

Evidentemente se han suavizado las sombras y la sensación es mas sutil y delicada; esto ocurre porque el reflector es de color blanco y rebota la luz que proviene del flash que está al otro lado.

3. Beauty dish frontal

Bueno, ya es hora de saltarse las reglas (cosa que me encanta). En teoría, la iluminación frontal estaría vetada pero hay un accesorio que viene a contravenir dicha regla. Se llama Beauty Dish, es una ventana difusora circular que permite utilizar una única luz frontal homogénea y difusa para retratos cercanos.

Esquema de iluminación: beauty dish frontal5 esquemas de iluminación para fotografía de estudio

La luz viene un poco por encima de Pepita, y como veis queda bastante natural. Aquí podemos practicar con un reflector blanco debajo de la barbilla para aclarar la sombra que nos provoca la luz alta.

4. Paraguas y reflector a 45º

Ahora vamos a volver al recto camino de los esquemas más usados. Se trata de colocar la luz principal a 45º y un reflector blanco también en 45º en el otro lado.

Esquema de iluminación: paraguas y reflector a 45º5 esquemas de iluminación para fotografía de estudio

Este ángulo suele resultar muy favorecedor a la hora de colocar nuestra fuente de iluminación: todo un clásico. De nuevo el reflector, al ser blanco, rebota la luz y rellena las sombras. El resultado es una luz suave y favorecedora para muchas ocasiones, sobre todo para imágenes románticas y niños.

5. Dos fuentes de luz laterales

Vamos a terminar con uno de mis esquemas favoritos, sobre todo si queremos dar textura y fuerza a nuestra imagen, ideal para chicos y chicas jóvenes y nada glamurosos.

Esquema de iluminación: dos fuentes de luz laterales5 esquemas de iluminación para fotografía de estudio

Es el único esquema de iluminación de este tutorial que necesita dos luces. Se disponen a cada lado de nuestro modelo con potencias idénticas y, como podemos ver, la sombra entonces se queda en medio, lo que da mayor sensación de volumen.

Todas las tomas se hicieron con un objetivo 70 mm a 1/125 de velocidad y f/11 de apertura. El flash de 400W se ajustó a media potencia.

¿Qué accesorios necesito para empezar?

Una vez que hemos adecuado un espacio para utilizarlo como estudio fotográfico, la duda que nos asalta es qué necesitamos para llevar a término y con garantías nuestras fotografías. Las posibilidades son muchas, pero para empezar podríamos podríamos tener en cuenta los siguientes accesorios:

  • Flashes de estudio: lo primero y primordial que necesitamos es una fuente de luz, si es posible, dos. Con una fuente de luz ya podemos empezar y con otra podremos crear diferentes efectos como rellenar sombras o enfatizar texturas (así como iluminar fondos y otras posibilidades que explicaremos en la siguiente entrega)

  • Modificadores de luz: poder suavizar la luz emitida por el flash es algo de lo que no deberíamos prescindir, por lo que tener a mano un paraguas reflector o un beauty dish como hemos visto en los ejemplos resultará de gran utilidad.
  • Fondos: aunque siempre podemos utilizar una pared, una sábana o un fondo homogéneo que improvisemos de alguna forma, antes o después seguramente sentirás la necesidad de hacerte al menos con dos fondos de estudio, uno negro y otro blanco.

Accesorios para fotografía de estudio: Fondo vinilo blanco Lastolite

Y por supuesto, algo de atrezzo nunca viene mal. Existen muchos otros accesorios interesantes que explicaré en próximas entregas junto con nuevos esquemas de iluminación. Mi consejo es que empieces con lo mínimo y vayas incorporando poco a poco para conseguir los efectos deseados.

Conclusiones

Hasta ahora hemos visto algunas de las posibilidades que nos dan muy pocas luces y algún reflector. Como vemos, con poco ya puedes conseguir efectos muy interesantes y resultados profesionales que te permitan despegar en la fotografía de estudio. Te animo a practicar estos esquemas de iluminación básicos y a estar atento a la próxima edición para seguir aprendiendo. En sucesivas entregas hablaremos de esquemas más complejos con dos y tres luces, iluminación de fondos, luces para el pelo… y mucho más.

Fotos: © Juan Miguel Cervera.

Deja tu voto

51 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 65

Upvotes: 58

Upvotes percentage: 89.230769%

Downvotes: 7

Downvotes percentage: 10.769231%

Escrito por Juan Miguel Cervera

Madrileño de nacimiento, fue cofundador del Colectivo Imagen de Fuengirola, una reconocida agrupación fotográfica que actualmente cuenta con más de 30 años a sus espaldas. En 1987 recibió una Beca por el Ministerio de Cultura en el Certamen de Jóvenes Fotógrafos. Después de llevar toda la vida fotografiando, puede presumir de numerosos premios Nacionales e Internacionales a sus espaldas. También ha sido invitado como jurado a numerosos Salones Nacionales de Fotografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.