Objetivos de focal fija 35-50mm: ¿por qué necesitas uno?

Si hace unas días publicamos un artículo dónde os mostrábamos los errores que se cometían con el uso del grandes angulares, hoy os contamos por qué tenéis que lanzaros a tener un objetivo de focal fija intermedia (estándar: 35 a 50mm) y llevarlo siempre en la mochila, para conseguir fotos increíblemente buenas.

Casi todos los compañeros y compañeras cuando nos iniciamos en el mundo de la fotografía réflex solemos adquirir un equipo básico compuesto de un cuerpo de gama media-baja y de su correspondiente zoom de acceso (18-55mm). Conocidos por algunos como el “kitero” por venir a formar parte del kit de iniciación típico de la grandes marcas como Canon y Nikon.

Objetivos de focal fija

Estos zooms kiteros, algunos despectivamente conocidos como “pisapapeles”, cumplen un objetivo fundamental y primario, que justifica su compra y adquisición. Su bajo precio y polivalencia lo convierten en un buen compañero de todos aquellos que se animan a introducirse en el mágico mundo de la fotografía.

Estos objetivos normalmente van del 18mm al 55 mm, y a lo sumo abren hasta f/3,5 en el mejor de los casos. Con el paso del tiempo observamos que los resultados que obtenemos con ellos no nos complacen en gran medida, dado que su calidad suele ser bastante limitada.

Objetivos de focal fija

En primer lugar la definición es pobre y suele ir acompañada de una falta de nitidez que es incluso más acentuada en los extremos. De hecho, en ocasiones hace que nuestras imágenes parezcan poco definidas y hasta borrosas. Suelen tener unas deformaciones muy evidentes, sobre todo en las posiciones más angulares. Las aberraciones cromáticas que generan algunas veces tiñen de color todos los elementos “finos” de los bordes de las imágenes.

Pero lo peor de todo, por lo menos desde mi punto de vista, es que tal que aplicamos un poco de zoom todo empeora: la apertura se reduce uno o dos pasos llegando a ser f/5,6 la máxima. Esto desemboca en una situación trágica cuando vamos a disparar con poca luz y en otras múltiples situaciones fotográficas normales.

Por qué debes hacerte con un objetivo de focal fija

Todo esto nos lleva a los aficionados que ya hemos dado el primer paso comprando nuestro equipo de acceso, a considerar la adquisición de un nuevo objetivo; y es aquí donde este artículo tiene su cabida y su, por qué no decirlo, importancia.

Por tanto, lo primero que vamos a considerar es qué ventajas e inconvenientes presentan los objetivos fijos respecto a los zoom. Más tarde os comentaremos las posibles focales más atractivas y lo que tenemos disponible en el mercado.

Objetivos Fijos vs Objetivos Zoom

Objetivos de focal fija vs objetivos zoom ¿cuál elegir? Resuelve tu duda aquí Haga clic para Tweet

Una pregunta eterna al que todo fotógrafo siempre se enfrenta: ¿focal fija o zoom? Vamos a centrarnos en una serie de aspectos a tener en cuenta:

Máxima apertura de diafragma

Los objetivos zoom de acceso, los que hemos definido como “kiteros”, tienen unas aperturas máximas muy bajas. Así, tal como las condiciones lumínicas empeoran nos veremos obligados a tirar de ISO, usar un flash, o rezar por tener un buen pulso y evitar que nos salgan las imágenes trepidadas. Sin embargo, en los objetivos fijos las aperturas máximas suelen ser bastante elevadas (o luminosas). En casi todos los casos es menor de f/2, consiguiendo entre tres y cuatro pasos más de luminosidad. Esto nos va a permitir bajar mucho el ISO o disminuir los tiempos de exposición. Cuatro pasos significaría que conseguiríamos las misma luminosidad a 1/20 que a 1/320 o a ISO 800 que a ISO 100 con todo lo que ello conlleva.

Ventajas de los objetivos fijos

Al mismo tiempo, tener una elevada apertura máxima nos va a permitir jugar con la profundidad de campo de nuestras fotografías, reduciéndola bastante respecto al objetivo estándar. Podemos jugar con el desenfoque selectivo, consiguiendo que los protagonistas de nuestras imágenes destaquen sobre el resto de elementos.

Por el contrario, la posibilidad de reducir la apertura de diafragma es tan real en uno como en otro por lo que no tendremos ningún tipo de inconveniente si lo que queremos hacer es disparar a hiperfocal y conseguir la mayor profundidad de campo.

En la misma línea de este factor, otra cuestión interesante y que no podemos pasar por alto es que los objetivos fijos con mayores aperturas enfocan antes o de forma más fiable que los objetivos zoom. Podríamos decir que además de ser más rápidos son también más precisos. Esto es debido a que al abrir más el diafragma entra más luz en la cámara. Gracias a ello, los sensores o elementos de enfoque funcionan mejor y más rápido, puesto que disponen de más información para trabajar. Para ello, tan solo tenemos que observar cómo funciona un objetivo autofocus: por muy cerrado que esté el diafragma a la hora de realizar el enfoque abre al máximo el paso de luz para que los sensores trabajen y solo en el justo instante de hacer la captura cierran el diafragma para hacer la foto. Por eso las cámaras un poco más avanzadas tienen junto a la óptica un botón que se llama de previsualización de profundidad de campo, que al pulsarlo lo que nos hace es cerrarnos el objetivo hasta la apertura prefijada observándose la profundidad de campo junto a un oscurecimiento generalizado debido a que el paso de la luz es bastante menor (según sea la f configurada).

Objetivos fijos, por qué merecen la pena

Composición realizada con un objetivo 40mm.

Calidad Óptica

Los objetivos zoom necesitan un mayor numero de cristales que los fijos, por lo que para igualar costes la calidad de estas lentes es algo menor. El hecho de que la luz tenga que atravesar un mayor numero de cristales produce un mayor “filtrado”, más dificultades y más perdidas de nitidez, a la par que un aumento de aberraciones (también de luminosidad, expresado en el apartado anterior).

Retratos con objetivos de focal fija

Por tanto, los objetivos fijos dan mayor calidad de imagen que los objetivos zoom y sobre todo si comparamos en la misma focal. Este aumento de calidad es de partida mejor en los objetivos básicos y va creciendo de forma exponencial tal como accedamos a objetivos de más nivel (y precio). Se hará evidente en una mejora general de nuestras imágenes produciendo fotografías más nítidas, menos borrosas, con mayor definición y posiblemente con aberraciones cromáticas de menor intensidad, o inexistentes.

Peso y Tamaño

Como hemos comentado anteriormente los objetivos fijos necesitan un menor número de lentes que los objetivos zoom. Esto hace que los objetivos fijos seas notablemente más ligeros y menos voluminosos que los zooms. Este detalle que parece poco decisivo, a medida que nos vayamos convirtiendo en entusiastas de la fotografía va a ir cobrando importancia. No es lo mismo llevar colgado del cuello (o del hombro, o en la mochila) un objetivo que pese el doble que otro durante el gran número de horas que lo vamos a llevar a cuestas.

Otra cuestión asociada al tamaño es que al ser más pequeños, son también muy discretos, lo que nos permitirá hasta cierto punto pasar más desapercibidos en según qué situaciones en las que estamos fotografiando. Por ejemplo, en fotografía callejera, donde nos interesa llamar poco la atención para poder captar las esencias de las calles de una ciudad.

Fiabilidad

Otro aspecto a destacar es la fiabilidad de los objetivos fijos, y no me refiero a que las fotos son más fiables, que por cierto al tener menor numero de lentes tienes menos distorsiones de geometría. A lo que me vengo a referir es que las lentes zoom tienen algunos elementos mecánicos que nos permiten ajustar la focal de una a otra. Estos mecanismos normalmente basados en engranajes u otros elementos, suelen realizarse de plástico, para abaratar costes. Éstos mismos, más de una vez se han terminado por estropear, generando el bloqueo de las lentes en determinadas posiciones u holguras en las focales en el mejor de los casos.

Objetivos estándar focal fija

Las lentes fijas carecen de estos mecanismos, por tanto la posibilidad de que se nos estropeen y nos fastidien el equipo se reduce en gran medida, aumentando el nivel de fiabilidad de nuestro objetivo.

Para resumir esto es fácil: cuanto más cosas mecanismos tengas, más posibilidades hay de que alguno se rompa.

Polivalencia

Quizás este es el aspecto en el que el zoom le coma la tostada al objetivo fijo (al fin y al cabo los zooms existen por algo), ya que al poder elegir diferentes focales podemos considerarlo más polivalente. Pero esta realidad puede cambiar, puesto que con un objetivo fijo “también podemos hacer zoom”, ¡¡¡Sí también!!!; ¿cómo? Pues acercándonos o alejándonos del sujeto a fotografiar. Es un zoom manual. Además, haremos algo de deporte evitando el sedentarismo y teniendo la excusa perfecta a nuestras parejas a la hora de explicar por qué nos vamos a hacer fotos en lugar de ir al gimnasio.

En fin, fuera bromas, con tan solo cambiar de posición podremos obtener casi los mismos resultados que con un objetivo zoom. Muy pocos serán los casos en los que no podamos acercarnos o alejarnos. Además, teniendo en cuenta que nos estamos refiriendo a objetivos zoom de acceso es decir de bajo coste y zooms relativamente cortos.

Panorámicas cosidas con objetivos fijos

Panorámica cosida de varias tomas verticales.

Precio

Los objetivos “kiteros” suelen tener un precio bastante bajo, incluso en muchas ocasiones son “regalados” por los fabricantes. Los objetivos fijos de gran luminosidad son bastantes más caros, sobre todo si del f/1,4 nos pasamos al f/1,2. Sin embargo hay un segmento de objetivos fijos que rondan aperturas de f/1,8 cuya relación calidad precio es sobresaliente y que está al alcance de cualquiera. Véase en marcas como Canon, Nikon, Sony o Pentax, que todos tienen un 50mm f/1.8 con un coste que ronda los 100-130 euros.

Así que teniendo en cuenta los precios y la cantidad de ventajas que presentan los objetivos fijos respecto a los zoom, aconsejamos encarecidamente su compra, ya que no solo no nos va a producir una mengua en el bolsillo, sino lo que va a conseguir es un aumento en la calidad de nuestras fotografías.

Focales Fijas Disponibles

Existe un amplio rango de focales fijas disponibles según el tipo de fotografía que queramos realizar. Desde los angulares hasta los más teles, pero por su mayor polivalencia y por su gran relación calidad precio vamos a recomendar el rango de focales que van desde los 35 a los 50mm tanto para Full Frame como para cámaras con recorte (APS-C).

Focal de 35 mm

Es un objetivo ideal para fotografía callejera ya que es lo suficientemente angular para poder incluir gran parte del entorno además de nuestro elemento protagonista. También es un objetivo ideal para hacer fotografías en interiores, donde queremos captar una escena “costumbrista” con poca luz, como por ejemplo en el interior de un estudio de un artista o en el dormitorio de una novia que se está vistiendo su traje blanco.

Como objetivo “retratero” su uso es más bien limitado, puesto que debemos acercarnos mucho a nuestro protagonista. Siempre podemos buscar planos más medios e incluirlos dentro del ambiente, con lo que conseguiremos unos resultados más efectistas ya que, además de captar el “quién es” también incluiremos la esencia del “qué hace”, así nuestro retratos serán más interesantes.

Retratos con objetivos de 35mm

Como decíamos, su ángulo de visión abarca una buena cantidad de espacio, por lo que para paisajes cumplen a la perfección. Al mismo tiempo, al poseer una gran apertura podemos hacer paisajes nocturnos o jugar con desenfoques selectivos con objetos en primer termino del paisaje.

Focal de 50 mm

Es el objetivo que más se acerca al ángulo de visión del ojo humano, lo que nos permitirá tomar fotografías con nulas distorsiones. Ese acercamiento al ángulo de visión nos permite simplificar aún más las lentes de nuestros objetivos y sacarle aún mayor calidad en cuanto a nitidez y resolución.

Retratos con objetivos fijos

Es un objetivo bastante interesante para retrato, sobre todo si usamos cámaras con recorte. Conseguiremos primeros planos interesantes y medios planos muy buenos, ya que nos permitirá añadir muchos elementos adicionales a nuestros personajes. También nos va a permitir fotografiar detalles, ya que sin tener que ser objetivos macro, sí nos va a permitir un buen acercamiento a los diferentes elementos, además jugando con el desenfoque selectivo destacar las zonas esenciales.

Para paisaje queda un poco más limitado por la falta de angular, pero por el contrario nos permitirá tomar unas buenas fotografías panorámicas sobre todo si colocamos la cámara en posición vertical. Podemos utilizarlo para destacar elementos de los paisajes que se ven bastante lejanos en las fotografías angulares.

Panorámicas verticales con objetivos fijos

Panorámica vertical con cosido de tomas horizontales.

Otras Focales

Otras focales fijas muy parecidas a estas e igual de polivalentes son sus equivalentes en las cámaras con recorte. Así, por ejemplo, tenemos ópticas de 20mm que son casi equivalentes a las de 35 en cámaras APS-C o las de 30 que son casi equivalentes a las de 50 mm.

Detalles con objetivos de focal fija

Una de mis lentes favoritas para mi Canon y que se encuentra casi en un punto intermedio es el EF 40mm f/2,8 STM Pancake. Como bien he comentado antes se encuentra a mitad de camino entre los 35 y 50 mm aunando las ventajas tanto de uno como de otro. Además, con su reducidísimo tamaño y peso colocado en mi Canon 6D hace que pueda guardar el equipo casi en el bolsillo del abrigo. Y llevándolo colgado pasa casi desapercibido. El enfoque STM es bastante más rápido y silencioso que el USM lo que también me permite grabar muy buenos vídeos sin apenas ruido. Su luminosidad no es tan alta como el 50 f/1,8 o f/1,4 pero su reducido tamaño y peso hace que pueda tomar fotos a pulso con velocidades de obturación bastante bajas casi compensando ese paso de menos del que dispone.

Objetivos 50mm

En otros sistemas como en Samsung, también es muy interesante su gama de objetivos de focal fija. Así por ejemplo el NX 30mm f/2 da una calidad de imagen impresionante teniendo en cuenta su tamaño y peso. El NX 45mm f/1.8 también nos permite hacer unos retratos soberbios en cuanto a calidad de imagen y definición.

Si analizamos uno por uno el resto de fabricantes veremos que todos disponen de un amplio abanico de objetivos con precios bastante razonables y con una calidad fantástica.

Objetivos estándar focal fija

Por todo ello os invitamos a que os lancéis a por objetivos de focal fija estándar, vuestro bolsillo no sufrirá demasiado y por el contrario la calidad de vuestras fotos darán un subidón que seréis la envidia de todos vuestros compañeros y compañeras.

Las fotos que ilustran el artículo están hechas con los siguientes objetivos: Canon EF 50mm f/1,4; EF 50mm f/1,8;  EF 40mm f/2,8; Samsung NX 30mm f/2.

Leave your vote

29 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 35

Upvotes: 32

Upvotes percentage: 91.428571%

Downvotes: 3

Downvotes percentage: 8.571429%

Written by Alberto Bouzón

Enamorado de la Fotografía y Vídeo Digital, de la edición y procesado de la imagen. Profesor de Educación Secundaria en Tecnología, entusiasta de la Robótica educativa y el uso de la TICs. Multitud de cursos, talleres y jornadas realizados como docente y discente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *