Cómo hacer fotografías de primera comunión

Probablemente seas el fotógrafo de la familia y eso implica que se cuente contigo en ocasiones especiales, porque ¿quién mejor que tú para captar la esencia de tus seres queridos? Se acerca la temporada de comuniones y con ella, el compromiso de hacer un reportaje de fotografías de primera comunión.

Fotografiar este tipo de eventos puede dar pavor, es complicado hacer fotografías de calidad con tanta gente alrededor, en lugares que con toda probabilidad, no estarán bien iluminados, y qué decir de las expectativas que tienen sobre ti. A continuación voy a desarrollar unos consejos que resolverán tus dudas sobre cómo hacer fotografías de primera comunión puramente profesionales ¡quítate el miedo y conviértete por fin en un fotógrafo BBC!

Cómo hacer fotografías de primera comunión

En primer lugar tienes que planificar el reportaje que vas a hacer. No es lo mismo hacer fotografías de primera comunión el día del evento, que hacer un reportaje anterior en un ambiente más relajado. Una vez hayas escogido el tipo de reportaje que vas a realizar, debes tener en cuenta estos factores:

Busca inspiración

Si nunca has realizado fotografías de primera comunión, es normal que andes un poco perdido, incluso es comprensible que tengas miedo de quedarte bloqueado en mitad de la sesión sin poder avanzar como cabría esperar, por eso una buena solución puede ser buscar inspiración.
Laura con vestido de Primera Comunión

Ya sea a través de redes sociales centradas en la fotografía, como instagram, mediante blogs de inspiración, páginas web, o algún álbum que tengas por casa. Será una forma de guiar tus próximos trabajos, para descartar las fotografías que quieres evitar y tener una idea de las que podrías conseguir.

Piensa 10 ideas antes de salir

Una vez hayas buscado suficientes fotografías de inspiración, plantéate 10 fotografías que puedas hacer durante la sesión de fotos y cuyos resultados sean profesionales (nunca copiando a nadie). De este modo será más sencillo empezar a trabajar, el resto de fotografías de la sesión surgirán de forma fluida.

Cuida el encuadre

Especialmente, si tu sesión de fotografía será durante la celebración, no debes abrir demasiado el encuadre, pues eso conllevará que aparezcan detalles indeseados en nuestras fotografías y que fastidien por completo el resultado final.

Si vas a trabajar con fotografías de precomunión, será mucho más fácil trabajar con el encuadre perfecto pues tendrás mayor control sobre el escenario en el que estás trabajando.

Sensibilidad ISO

Como ya sabrás la sensibilidad ISO puede ser un gran aliado cuando trabajes con escenarios con falta de luz, pero a mayor ISO mayor ruido en la foto, y por lo tanto se produce una pérdida de calidad. Deberás saber compensar este valor junto con la velocidad de obturación para que el resultado sea lo más óptimo posible.

También deberás asegúrate de controlar el ISO y la velocidad de obturación adecuadas para no tener trepidaciones, es decir, fotos movidas. Lo ideal sería utilizar una velocidad de obturación de 1/60s y a partir de ahí hacer las variaciones que creas convenientes.

Ten cuidado con la exposición

La exposición es la cantidad de luz que recibe el sensor. Si la cantidad de luz que recibe es la adecuada, entonces habrás logrado una fotografía correctamente expuesta. Si la cantidad de luz que entra en tu sensor es insuficiente la imagen quedará subexpuesta y eso es justo lo que queremos evitar. Si te gustaría trabajar con la exposición correcta necesitas echarle un vistazo a nuestro post.

Juega con la profundidad de campo

Lo más lógico es que trabajes con aperturas de diafragma pequeñas, es decir, el diafragma lo más abierto posible, valores como f/2.8 podrían estar bien, porque conseguirás ese desenfoque que tanto resalta a las fotografías de retrato.
untitled-4256-Edit

Sin embargo, si tienes que hacer fotografías en grupo, tendrás utilizar aperturas de diafragma mayores, para que nadie se te quede atrás. Si quieres entender el concepto de profundidad de campo, necesitas leer este post.

Trabaja en formato RAW

Ten en cuenta que los padres buscan perfección en esta sesión de fotografía, por lo tanto necesitarás el mayor número de detalles, para una edición posterior si fuese necesario. Si trabajas en formato JPG desaparecerán los detalles más importantes de la imagen, haciendo imposible su mejora en post producción.

Una vez tenemos claro estos parámetros, ya podemos profundizar en las fotografías de primera comunión.

Fotografías pre-comunión

Trabaja en exteriores

Cuando pensamos en fotografías de primera comunión lo primero que se nos viene a la cabeza es un niño o una niña posando y un fondo fotográfico, pero si no dispones de un estudio, lo ideal es que trabajes en exteriores, pues intentarlo en casa será una pérdida de tiempo, ya sea por la falta de luz, por la falta de espacio o por la ausencia de una gran pared lisa que no distraiga la atención del espectador.

Además, trabajar en exteriores te da más libertad para hacer pruebas y captar naturalidad. Antes de realizar la sesión de fotografías de primera comunión, te recomiendo que busques diferentes localizaciones que puedan servir para el reportaje de fotos, haz pruebas con diferentes parámetros en tu cámara, trabaja con diferentes encuadres y composiciones. Irás a tiro cierto y no te agobiarás si la cosa se complica.

Empieza desde temprano

No es necesario que madruguéis en exceso, pues el niño no se comportará de forma espontánea, pero tampoco realices la sesión de fotografías con la caída del sol, pues no podrás hacer todas las pruebas que te gustaría.

Por la mañana tendrás mejor luz y más tiempo para hacer todas las pruebas que creas conveniente, no tendrás que correr ni poner nervioso al protagonista.

Busca complicidad

Será más sencillo para ti y para el protagonista trabajar en esta sesión de fotografía si hay una conexión de complicidad, que el niño o niña se sienta a gusto contigo, te hará ganar puntos y tiempo, porque podrá expresarse y mostrar toda su esencia sin miedo o vergüenza.

Así que además de obtener complicidad, busca lugares tranquilos y sencillos. Habla con él o ella, sé amable y si es posible, hazle reír. 

Usa la medición puntual

Aunque se vayan haciendo mayores, los niños y niñas que hacen la primera comunión aún tienen una estatura inferior a la nuestra, si trabajamos desde arriba los haremos parecer más pequeños aún o captaremos un efecto indeseado.

Lo ideal es que te agaches y te pongas a su altura enfocando a los ojos. Usa la medición puntual de tu cámara. Si quieres saber más sobre los tipos de medición, echa un vistazo a este post. También puede ser una buena idea hacer fotografías desde abajo o incluso trabajar con macro o planos detalle, no suele ser habitual en este tipo de reportajes, por eso es una buena forma de destacar del resto.

Consejos para hacer fotografías de primera comunión

Sepárate del niño

Aunque es bueno innovar en este tipo de reportajes, también debes realizar las “típicas fotos de comunión”, así que sepárate del protagonista al menos dos o tres metros para tomar la foto, de este modo se podrán apreciar detalles del vestido o traje.

Sé original

Puedes hacer las típicas fotografías de primera comunión, ya que eso es justo lo que están buscando los padres, pero también puedes emplear tiempo de la sesión de fotos en ser creativo y original, plasmar la personalidad del niño o niña en cuestión. En definitiva hacer fotografías más divertidas, ya verás como al final los padres te lo agradecerán.

Consejos para hacer fotos de comunión

Personaliza las fotografías

Muestra los detalles que hacen a ese niño o niña especial, para que las fotografías de su primera comunión sean totalmente personalizadas. Como en el apunte anterior, lo que buscamos es originalidad, no solo hacer las típicas fotos de comunión, la idea es ser creativo, pero sin perder nuestro objetivo.

Como esta niña, que no solo se empeñó en hacer su primera comunión con un vestido rosa, sino que además insistió en llevar las uñas igual que su mamá ¡Una niña con mucho carácter!

Fotografías de comunión originales

Fotografías de primera comunión, evento

Haz pruebas el día anterior

Para no llevarte sorpresas ese día, podrías acercarte un día antes a la iglesia o lugar donde se celebrará el convite. Podrás hacer las primeras pruebas teniendo en cuenta las localizaciones, la luz y los posibles planos con los que te encontrarás.

Adáptate todo lo que puedas al terreno. El día que se celebre la primera comunión tendrás mayor soltura en tu zona de trabajo, será más fácil encontrar planos y composiciones que si fueses de primeras.

Trabaja con planos medios

Para hacer fotografías de primera comunión durante el evento, te recomiendo que utilices planos medios en la medida de lo posible, así te asegurarás no dejarte ningún detalle o momento importante atrás. Con distancias focales de 55 mm o 50, con los ojos a la mitad, dejando el mismo aire arriba y abajo.

Sigue al protagonista

Con este apartado no quiero decir que atosigues al niño, ¡ni mucho menos! déjale disfrutar de su día, pero síguelo durante toda la ceremonia sin que se percate. Como ya sabrás los retratos “robados” al final son los que más transmiten al espectador, porque se consigue capturar al completo la personalidad del protagonista.

No uses el flash directo

Lo ideal es trabajar con un flash de zapata por la falta de luz que comentábamos anteriormente, pero recuerda que no debes usarlo directamente o provocará sombras indeseadas. Lo ideal es trabajar con un difusor que suavice el rostro y consiga una iluminación más uniforme y homogénea.

Algunos consejos

No agobies al protagonista

Aunque hacer la comunión supone que se hacen mayores, siguen siendo niños, por eso también tenemos que dejarles espacio, que se lo pasen bien con sus amigos, familia y sobre todo con los regalos que recibirá ese día, aunque es importante hacer buenas fotografías de primera comunión, también tienes que dejarle que disfrute de su día.

Pon atención a las expresiones

Y esto incumbe tanto al protagonista del evento como a los invitados de la comunión. Recuerda que los padres no solo querrán ver fotografías de su hijo/a, también querrán tener un grato recuerdo de los seres queridos que los acompañaron en este evento.

Por eso, en algunos momentos es bueno que te centres en los invitados e intentes captar lo que venía diciendo a lo largo de este post; espontaneidad.

cómo hacer fotografías de comunión

Equipo necesario

Objetivo

Es importante que tengas en cuenta que no hay un objetivo ideal para todas las fotografías de primera comunión que vayas a realizar a lo largo del día, al menos necesitarás dos objetivos con distancias focales distintas para adaptarte a todo tipo de escenas. Distancias focales zoom podrían estar bien, porque te permiten amoldarte a todo tipo de escenas.

Debes trabajar con objetivos luminosos, sobre todo si tu reportaje tiene lugar en el evento de la primera comunión. Normalmente las iglesias no suelen estar correctamente iluminadas por la falta de luz natural, al igual que puede ocurrir en el salón donde se desarrolle el resto de la fiesta, por lo tanto un objetivo luminoso puede ser tu salvación en este tipo de eventos.

Arnés o portalentes

También es fundamental que tengas en cuenta que al trabajar con al menos dos objetivos diferentes necesitarás accesorios que te den fluidez de trabajo. En este tipo de reportajes, la espontaneidad es fundamental, por lo que tener un acceso rápido al equipo perfecto puede ser la clave del éxito.

Para ello pueden servirte varios accesorios:

Arnés byMerro para dos cámaras

Con este arnés, tendrás acceso rápido a dos cámaras, por lo que será mucho más fácil hacer el tiro perfecto en cuestión de segundos ¡no se te escapará nada en tus fotografías de primera comunión!

Portalentes Gowing

Este portalentes te permite cambiar de lente en tan sólo 10 segundos, sí, sí has leído bien. Es una forma excelente de acceder rápidamente al equipo que necesitas en cada momento.

Difusor

Como te mencionaba anteriormente, si solo utilizas tu flash, obtendrás una luz dura, con sombras muy marcadas. Para evitarlo es recomendable que acoples un difusor en tu flash zapata.

Baterías de repuesto

Baterías

Si te molesta quedarte sin batería durante un viaje maravilloso, imagina mientras realizas una sesión de fotografías de primera comunión. Probablemente sea de las peores cosas que puedan sucederse, de modo que, lleva al meno una batería de repuesto ¡No te la juegues!

Empuñadura

Otra opción nada desdeñable es trabajar con una empuñadura, no solo porque se duplicará la energía de tu cámara, sino porque además, lo tendrás mucho más fácil a la hora de trabajar con disparos verticales. Será capaces de mejorar tu agarre al instante.

Cargador

Si vas a trabajar con fotografías de primera comunión durante todo el día, este accesorio no puede faltar en tu bolsa de trabajo. Un cargador compatible con tomas de corriente convencionales, pero que además también incluye un adaptador para cargar tu batería en el coche ¡energía donde quiera que vayas!

Cuando hayas terminado la sesión de fotos, solo se trata de descartar y quedarte con las mejores. Lo más probable es que tengas que tirar de edición, más aún si tu sesión de fotografías de primera comunión ha tenido lugar durante el evento, pues hay más probabilidad de que sobren detalles en el encuadre.

Puedes aplicar tu estilo personal, pero sin abusar de efectos extremos como el HDR, pues por lo general, suelen hacer un flaco favor a las fotografías de retrato.

Estamos deseando que nos muestres tus avances y si se nos ha pasado algún consejos, ¡compártelo con nosotros!

Fotografía de portada de José Luis Valdivia

Deja tu voto

50 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 58

Upvotes: 54

Upvotes percentage: 93.103448%

Downvotes: 4

Downvotes percentage: 6.896552%

Escrito por https://blog.foto24.com/author/lourdes/

Viajera empedernida con cámara siempre en mano. Colaboradora en la revista Super Foto Digital. Departamento de Contenidos en Foto24.

2 Comments

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *