Aprendiendo Fotografía: La exposición correcta

Una vez que ya dominas el enfoque de tu cámara, el siguiente paso para tener el control sobre tus fotografías es manejar la exposición en manual. Para ello sitúa el dial principal en modo M y… ¡lánzate a la aventura!

¿Qué es la exposición?

La luz pasa a través del objetivo hasta tu cámara y allí se encuentra con el obturador. Cuando pulsas el disparador las dos cortinillas que forman el obturador se abren y dejan que la luz llegue hasta un sensor fotosensible. La exposición es la cantidad de luz que recibe el sensor. Si la cantidad de luz que recibe es la adecuada, entonces habrás logrado una fotografía correctamente expuesta; si por el contrario la cantidad de luz es excesiva, obtendrás una fotografía sobreexpuesta, y subexpuesta si es insuficiente.

Aprendiendo Fotografía: La exposición correcta

Si la cantidad de luz que recibe es la adecuada, entonces habrás logrado una fotografía correctamente expuesta

02

Si la cantidad de luz que recibe es insuficiente, entonces habrás logrado una fotografía subexpuesta

Aprendiendo Fotografía: La exposición correcta

Si la cantidad de luz que recibe excesiva, entonces habrás logrado una fotografía sobreexpuesta

Ayúdate de un fotómetro para conseguir la exposición perfecta sea cuál sea tu zona de trabajo y la iluminación que haya en ella:

Parámetros de la exposición

Puedes influir en la exposición de tu cámara modificando tres parámetros: el diafragma, la velocidad de obturación, y el valor ISO.

Diafragma

Es una cortinilla de superficie circular que se encuentra situada en el interior del objetivo. A mayor apertura del diafragma, mayor es la cantidad de luz que deja pasar. El diafragma está representado en tu cámara como el número f y adquiere un valor menor cuanto más abierto está. Los valores máximos y mínimos del número f vienen determinados por tu lente, es por eso que los objetivos con una gran apertura máxima del diafragma son conocidos como ópticas luminosas, y gozan de una gran reputación entre los fotógrafos.

Velocidad de obturación

Hace referencia al tiempo que permanece abierto el obturador. Si este tiempo es muy largo, por ejemplo de varios segundos, el sensor recibirá más luz que si toma un valor por ejemplo de una centésima de segundo. Cuando dispares con la cámara a pulso trata de emplear siempre la “ley de la inversa de la focal” y no utilices valores inferiores a uno partido de la focal. Por ejemplo si empleas un 200mm utiliza como velocidad mínima 1/200, o si lo haces con un 50mm elige 1/50.

Valor ISO

Es un término heredado de los antiguos carretes de película. Cuando el valor ISO toma un valor más alto la sensibilidad con la que el sensor capta la luz es a su vez mayor. Lo aconsejable es utilizar el número ISO más bajo que permita cada situación ya que con valores muy altos aparece la presencia de “ruido” que implica un granulado digital muy antiestético y la perdida de definición y nitidez en las fotografías.

Medir la luz

Afortunadamente las cámaras digitales disponen de un exposímetro incorporado que te permite conocer la cantidad exacta de luz que necesita cada toma. Para ello solo tienes que conseguir colocar el indicador del exposímetro a cero sirviéndote de los tres parámetros que ya conoces: diafragma, velocidad e ISO. Cuando abras el diafragma, coloques una velocidad más lenta, o un ISO mayor el indicador se desplazará hacia el signo positivo (más luz), y viceversa. Regúlalo manejando estos parámetros hasta que obtengas una combinación equilibrada donde el exposímetro este a cero.

Tipos de medición

Puedes influir sobre como medirá tu cámara la luz seleccionando cualquiera de estos modos:

Matricial o Evaluativa

Divide la escena en segmentos y saca un promedio calculando la media entre todas las zonas presentes en el encuadre. Es un modo muy aconsejable para paisaje y escenas sin contrastes lumínicos muy acusados.

Puntual

El exposímetro toma únicamente el valor de medición correcto del punto central del encuadre. Es el modo de medición más creativo y más preciso, pero requiere de mucha práctica. Lo encontrarás especialmente útil en situaciones de alto contraste donde quieras priorizar la exposición correcta en una de las partes de la escena. Es el modo de medición adecuado para realizar un contraluz.

Aprendiendo Fotografía: La exposición correcta

El modo de medición puntual es el más creativo y más preciso, ideal para realizar un contraluz

Ponderada al centro

Estima un cálculo medio de una serie de zonas alrededor del punto central, y prioriza la exposición correcta de los elementos que se encuentran más cerca del centro, desechando las esquinas.

Sigue aprendiendo fotografía con nuestros otros posts, donde te explicamos conceptos básicos con ejemplos claros y sencillos. ¡Ponlos en práctica!

Fotos: © Daniel Santos Megina.

Deja tu voto

18 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 26

Upvotes: 22

Upvotes percentage: 84.615385%

Downvotes: 4

Downvotes percentage: 15.384615%

Escrito por Daniel Santos Megina

Periodista científico, tecnológico y medioambiental, también fotógrafo profesional de naturaleza y reportaje. Colaborador habitual de las revistas "Muy Interesante", "Superfoto digital" y "Grandes Espacios", además de hacer trabajos como freelance para diversos proyectos editoriales, exposiciones, reportajes de encargo y publicidad. Fotógrafo galerista permanente de la Galeria de arte "Punto Ciego".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.