Aprendiendo fotografía: Sensibilidad ISO

La sensibilidad ISO es un pilar fundamental para conseguir la exposición correcta, cuando comenzamos nuestra carrera como fotógrafos evitamos modificar este parámetro dejando a la cámara que decida por nosotros, pero cuando descubras lo útil que es la sensibilidad ISO en cualquier disciplina fotográfica y lo sencillo que es ponerla en práctica correctamente en tus sesiones de fotografía, será el momento en el que des un salto en tu carrera profesional para pasar a conseguir fotografías que quiten el hipo.

Aprendiendo fotografía: Sensibilidad ISO

En anteriores artículos he desarrollado conceptos fundamentales en fotografía como son la apertura de diafragma, la velocidad de obturación e incluso la profundidad de campo de una imagen, valores que nos ayudan a conseguir una buena exposición, congelar o plasmar el movimiento de una escena e incluso darle una nitidez asombrosa, pero hoy vamos a detenernos en el parámetro que suele ser más temido cuando empezamos en fotografía, la sensibilidad ISO.

Qué es la sensibilidad ISO

Al principio puede ser complicado entender exactamente para qué nos puede ayudar modificar este parámetro o cómo usarlo según la situación que se preste, y lo cierto es que tendremos que remontarnos unos años atrás para entender por qué este concepto es tan importante en fotografía.

Qué es la sensibilidad ISO

Como ya adelantábamos en un artículo, la sensibilidad ISO debe su nombre a las películas de las cámaras analógicas. Estas cámaras estaban diseñadas con haluros de plata con millones de cristales transparentes agrupados y muy sensibles a la luz, el tamaño de cada haluro determinaba pues la sensibilidad y por lo tanto el grano que aparecía en las fotografías cuando eran reveladas, hoy en día sería algo similar al tamaño de los píxeles en una cámara digital. ASA (American Standard Asociation) era el carrete estándar de sensibilidad fotográfica creado para lograr una sensibilidad mayor o menor a la incidencia de la luz en la película fotográfica.

Cómo aprovechar la sensibilidad ISO

En el caso de las cámaras digitales tendríamos que hablar de las celdas que componen nuestro sensor, los fotodiodos, que son ni más ni menos que los responsables de recoger la información de un píxel.

Cuando hacemos referencia al concepto sensibilidad ISO, no nos referimos a la cantidad de luz que entra a cada celda del sensor, sino a la corriente eléctrica que se genera cuando entra la luz. Esa corriente eléctrica se almacena en el microprocesador de nuestra cámara en código binario dando como resultado el píxel. Aunque los procesos que se llevan a cabo en una cámara analógica y una digital sean diferentes, para denominarlos se sigue utilizando el mismo nombre, sensibilidad ISO.

cómo controlar la sensibilidad ISO

Para qué sirve la sensibilidad ISO

Como ya sabrás la apertura de diafragma se encarga de controlar la profundidad de campo de una fotografía, si usamos aperturas de diafragma máximas como f/1.4 la profundidad de campo será muy baja centrando el interés de la imagen en un punto en concreto, mientras que si usamos aperturas de diafragma mínimas como f/11 lo más probable es que toda nuestra escena quede totalmente enfocada.

Con respecto a la velocidad de obturación, nos permite congelar la imagen o reflejar el movimiento, como bien puede ser el efecto seda en el agua usando por ejemplo velocidades de obturación de 1/2 segundos. Pero cuando nos referimos a la sensibilidad ISO el concepto parece no tener tanta fuerza como cabría esperar.

La sensibilidad ISO se encarga de conseguir una exposición óptima por ejemplo cuando las condiciones lumínicas no son favorables y que además es imposible de mejorar con la apertura de diafragma o la velocidad de obturación. También se convertirá en nuestro aliado cuando queremos cerrar el diafragma para ganar en profundidad de campo, o incluso si queremos congelar la imagen pero no podemos abrir más la apertura de diafragma y nuestra imagen no tiene una exposición correcta. También será la herramienta definitiva para trabajar con fotografía nocturna y fotografía de estrellas, pudiendo destacar hasta el último detalle del cielo.

Saber usar la sensibilidad ISO

Si quieres conseguir fotos de la vía láctea espectaculares no te pierdas este artículo

Para trabajar con fotografía nocturna, necesitarás objetivos especialmente diseñados para esta disciplina, un buen ejemplo de ellos son los objetivos Irix Blackstone 15mm y 11mm, con unas marcas reflectantes en el barril a la luz ultravioleta lo que permite modificar los parámetros incluso en la oscuridad:

Cada celda que constituye el sensor de nuestra cámara se corresponde con el valor ISO más bajo que el procesador y el sensor de nuestra cámara es capaz de tratar y este valor es fijo. Y ahora te preguntarás, cómo es posible entonces modificar la sensibilidad ISO si en teoría el valor de cada celda es fijo. En realidad el proceso que se está llevando a cabo en el interior de nuestras cámaras es la ampliación de la corriente eléctrica que se genera cuando entra la luz, por lo tanto se aumentará la cantidad de luz que logró pasar al sensor a través del objetivo, tanto que ha llenado las celdas que en un principio quedaron vacías, esto último es lo que llamamos ruido.

Si quieres hacer fotos de auroras boreales como esta no puedes perderte este artículo

La sensibilidad ISO nos permite mejorar la exposición de nuestra fotografía incluso trabajando de noche o en interiores con escasa luminosidad, pero recuerda que cuanto mayor sea el ISO, más ruido aparecerá en nuestra imagen. Es mejor llegar a casa con una imagen correctamente expuesta y un poco de ruido, que una imagen subexpuesta o sobreexpuesta y que es imposible de arreglar con programas de edición. 

La sensibilidad ISO y el ruido

Lo recomendable es usar sensibilidades ISO bajas entre 100 y 200 dependiendo de tu modelo de cámara, porque como te he comentado, cuanto mayor sea el ISO más ruido aparecerá en la fotografía, pero no por ello debes pecar de usar siempre sensibilidades ISO muy bajas.

De nada sirve forzar a la cámara a trabajar con sensibilidades ISO bajas en condiciones con poca luminosidad y que la imagen esté subexpuesta o sobreexpuesta, pudiendo haberlo evitado con un poco de ruido en la imagen. Ruido que es fácil de corregir después mediante programas de edición, más aún si trabajas en formato RAW.

El ruido es el grano que aparece en la fotografía, sobre todo en las partes oscuras y es fruto del proceso que comentaba anteriormente, llenar de información aquellas celdas que en un principio quedaron vacías. A medida que ganamos luz al incrementar el ISO, se generará mayor ruido, dependerá de ti que este estropee por completo una fotografía o que puedas convivir ello creando una imagen fantástica. A este tipo de ruido se denomina eléctrico.

El ruido en nuestra imagen también puede aparecer si la temperatura del sensor es más alta. Cuando trabajamos con periodos de exposición más largos o disparos en ráfagas, el sensor acabará calentándose, pudiendo provocar lo que se conoce por ruido térmico.

Si estás trabajando en un exterior de noche con una mala iluminación y sin trípode, aún con el diafragma abierto por completo, lo más probable es que quede subexpuesta. Es ahí cuando tienes que plantearte trabajar con sensibilidades ISO más altas porque incluso sirviéndote de programas de edición, el ordenador será incapaz de recuperar la información que la cámara no pudo recoger, así que el programa rellenará esos huecos donde no hay información provocando ruido.

Para saber cómo evitar el ruido digital en tus fotografías no puedes perderte los 3 métodos desarrollados en este artículo, uno de los más visitados por nuestros lectores.

Cómo aprovechar la sensibilidad ISO

Como he comentado a lo largo de este artículo la sensibilidad ISO es uno de los pilares que conforman una exposición correcta en nuestras fotografías, por eso es un valor que siempre hay que tener en cuenta. Es comprensible que cuando estamos en nuestra época de aficionado usemos la sensibilidad ISO automática, pero ya es el momento perfecto para hacer variaciones y pruebas, prueba con diferentes luces del día, juega con las luces y las sombras y en definitiva piérdele el miedo.

Recuerda que cuando trabajes en escenas con escenas con poca luminosidad en las que usas velocidades de obturación muy largas tu imagen puede aparecer trepidada, más aún si estás trabajando sin trípode o sin mando a distancia (el simple movimiento de pulsar el disparador puede arruinar tu foto) Si la luz del ambiente es tan escasa, ni usando la mayor apertura de diafragma disponible en tu objetivo podrá salvar esa exposición, es en ese momento cuando debes tener en cuenta valores ISO mayores, prueba a subirlo y revisa los resultados en la pantalla LCD de tu cámara haciendo zoom, así sabrás cuándo el resultado es el que estabas buscando.

Trípode Profesional Gloxy GX-T6662A Plus
(4)
Trípode Profesional Gloxy GX-T6662A Plus
  • Alcanza una altura máxima de 1626 mm
  • Con una increíble capacidad de carga de 10 kg
  • ¡Novedad! gancho en la columna central
  • Patas con goma antideslizante + puntas metálicas
  • Rosca universal estándar 1/4" y adaptador 3/8"
  • Rótula con plato de liberación rápida
  • Acopla tu rótula 3/8" en la parte inferior de la columna central

Este mando inalámbrico es perfecto para trabajar con fotografía nocturna, lightpaiting o timelapses pues te permite trabajar con hasta 999 series programables de 9 fotos cada una y por si fuese poco tiene hasta 100 horas de funcionamiento continuo. Compatible con la mayoría de cámaras del mercado.

Mando intervalómetro inalámbrico Gloxy WTR
(39)
Mando intervalómetro inalámbrico Gloxy WTR
  • Controla tu cámara hasta a 100 m de distancia
  • Fotografía de naturaleza, nocturna, lightpainting
  • Pantalla LED con luz y avisos sonoros (desactivables)
  • 999 series programables de 9 fotos cada una
  • Función multi-exposición para técnica HDR
  • Disponible para Canon, Pentax, Nikon, Panasonic, SonySigma, Olympus, Fujifilm, Samsung y dispositivos iOS.

El disparador Miops va un paso más allá, permitiéndote controlar tu cámara y tu flash zapata desde tu móvil. Además consta de hasta 7 modos de disparo avanzado como por ejemplo disparo por luz o aviso sonoro, ideal si trabajamos con fotografías de rayos o tormentas, y eso es solo una de sus miles de posibilidades.

Disparador Miops Smart Trigger
(12)
Disparador Miops Smart Trigger
  • Disparador inteligente Miops Smart Trigger
  • Conectalo a tu móvil por Bluetooth
  • Con hasta 7 modos diferentes
  • Ideal para todo tipo de fotografía da alta velocidad
  • Sincronízalo con tu cámara o flash y disfrútalo

Algo similar ocurre cuando estamos trabajando con fotografías nocturnas. Fotografiar estrellas no es fácil, pero tampoco imposible controlando los parámetros sobre todo si controlamos la sensibilidad ISO. Cuando hagamos fotografías de estrellas o de la vía láctea es importante subir el ISO sobre todo cuando vamos a usar tiempos de exposición más largos, porque de este modo evitaremos que las estrellas salgan movidas o como circumpolares en nuestros tiros. Si quieres aprender a hacer fotografías de estrellas no te pierdas este post.

Otra ocasión en la que te será muy útil elevar la sensibilidad ISO será cuando trabajes con fotografía deportiva. Puede ser que estés haciendo fotografías de una carrera y quieres congelar el movimiento pero estos movimientos son muy rápidos, por lo que la velocidad de obturación debe ser muy rápida, para que tus imágenes no aparezcan subexpuestas tendrás que usar la apertura de diafragma máximas, pero te das cuenta de que aún así no entra suficiente luz a tu equipo, es ahí cuando la sensibilidad ISO juega el papel principal. Si quieres saber cómo hacer fotografías deportivas no te pierdas este artículo.

Cuando trabajemos con un flash zapata también nos interesa usar sensibilidades ISO más altas pues esta afecta directamente a la luz del flash. Cuanto mayor sea la sensibilidad que usemos mayor será el alcance de nuestro flash sin tener que usar su potencia máxima ¿Cómo se traduce esto? En un ahorro de baterías o pilas y mayor durabilidad, podrás trabajar durante periodos de tiempos más largos sin tener que hacer parones para recargar el equipo. Y qué decir de que hay más probabilidades de que tu zona de trabajo quede correctamente iluminada.

Gloxy GX-F1000 Flash TTL HSS Wireless Maestro y Esclavo
(24)
Gloxy GX-F1000 Flash TTL HSS Wireless Maestro y Esclavo
  • Compatible con cámaras Nikon y Canon
  • Número de guía 58 (a ISO 100, 180 mm)
  • HSS: sincronización de alta velocidad 1/8000s
  • Sistema de radiofrecuencia 2.4G
  • Flash maestro inalámbricos TTL, esclavo y estroboscópico
  • Preparado para realizar disparos en ráfaga
  • Sincronización con la segunda cortinilla
  • Incluye GRATIS: 20 geles de color, estuche, pie y difusor

Relación entre sensibilidad ISO y el sensor de tu cámara

Hay una creencia extendida sobre las cámaras APS-C, y es que provocan más ruido digital que las cámaras de formato completo, pero eso no es cierto. Tal y como aplicamos el factor recorte cuando hablamos de objetivos compatibles con unos sensores y otros, debemos tener en cuenta esta conversión cuando hablamos de la sensibilidad ISO.

Imaginemos que tenemos un objetivo Nikon con un distancia focal de 500mm con una cámara de formato completo, si aplicamos el factor recorte que tendría en una cámara APS-C, el objetivo tendría una distancia focal de 750mm (500mmx1,5=750mm) Algo similar ocurre cuando hablamos del ISO.

Si usamos sensibilidades equivalentes en sensores Full Frame y sensores APS-C y las mismas condiciones de luminosidad no importará cuál sea el tamaño del sensor de nuestra cámara porque el ruido que aparezca será exactamente el mismo. Aunque parezca que los sensores de menor tamaño sean más propensos a la aparición de ruido, no es cierto, tan solo habría que aplicar la equivalencia con respecto a un sensor de formato completo.

También debes tener en cuenta que no todas las cámaras son iguales, mediante prueba y error encontrarás a partir de qué sensibilidad aparece ruido en la imagen y es que algunas cámaras permiten incrementar el valor ISO bastante y controlar el nivel de ruido que otras y esto no solo será consecuencia del sensor, sino también del procesado realizado por la cámara.

Como conclusión cabría destacar la importancia que la sensibilidad ISO tiene en cualquier disciplina fotográfica, pero más aún en las que se han comentado a lo largo de este artículo. Trabajar con formato RAW te ayudará a conseguir resultados óptimos y eliminar el ruido que haya podido aparecer. Olvida el ISO automático pues nunca tu cámara va a saber mejor que tú cómo conseguir la exposición perfecta.

Deja tu voto

64 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 66

Upvotes: 65

Upvotes percentage: 98.484848%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 1.515152%

Escrito por Lourdes Olmedo

Viajera empedernida con cámara siempre en mano. Colaboradora en la revista Super Foto Digital. Departamento de Contenidos en Foto24.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *