Qué es el balance de blancos y cómo se ajusta

Qué es el balance de blancos y cómo se ajusta

Saber bien qué es el balance de blancos y cómo funciona la temperatura de color son aspectos fundamentales que todo fotógrafo debe conocer (al menos de forma básica) si quiere lograr cierta fidelidad de color en sus fotografías. Para ayudarnos a una buena gestión del color tenemos, entre otros elementos, las cartas de grises y las cartas de color, dos pequeños accesorios de no muy elevado coste y que nos ayudarán a conseguir unos mejores resultados en cuanto al color. Comencemos.

Relación entre balance de blancos y temperatura de color

El balance de blancos es, simplemente, el ajuste por parte de la cámara de la temperatura de color de la fotografía con respecto a la temperatura de color de la luz ambiente para conseguir una reproducción de color correcta, sin dominantes. Para entenderlo mejor, vamos a ver qué es la temperatura de color.

La temperatura de color es la predominancia o dominancia de alguno de los colores del espectro luminoso sobre el resto de colores de una fotografía, algo que ya explicamos aquí cuando hablamos de los geles para los flashes y su uso. Lo más importante ahora mismo es recordar que, con el balance de blancos, ajustamos la cámara con una temperatura de color determinada para obtener una tonalidad fiel a lo que queremos.

Temperatura de color

Dicho esto, queda claro que la temperatura de color nos afecta en cierta medida en la tonalidad general que tendrá la fotografía. Un buen ajuste de la temperatura de color ayuda a evitar dominantes, aunque también podemos corregirla luego en el revelado de nuestro fichero RAW.

Sin embargo, uno de los falsos mitos que se ha difundido sobre este tipo de ficheros es que todo se puede arreglar editando el RAW. Ha sido muy común el hacer malas fotografías y escuchar aquello de “Ya lo ajustaré todo después en el RAW”, creyendo que con el archivo RAW podemos lograr cualquier cosa editándolo. Es cierto que podemos hacer muchas cosas, pero no todo. Desde luego podemos ajustar la temperatura de color, en este caso particular pero con ciertos límites.

Balance de blancos y temperatura de color

Foto: Thomas Steiner

Por recordaros, el archivo RAW es un fichero que comúnmente se denomina por algunos autores como “negativo digital”. Esto es así por contener en él toda la información que recibe el sensor (en bruto, RAW en inglés). Posteriormente, mediante un proceso de revelado digital nos encargamos de ajustar los parámetros para dar a ese archivo las características propias de un archivo de imagen como tal: profundidad de color, espacios de color, extensión, etc.

Es cierto que en determinados tipos de fotografía, como el fotoperiodismo o el reportaje social, los modos semiautomáticos priman por la rapidez de realizar la fotografía, pero si estás sacando un paisaje o realizando un retrato conviene y es fundamental el ajustar bien el balance de blancos a la situación de la escena.

Balance de blancos automático y modos preestablecidos

Prácticamente todas las cámaras poseen unos modos predefinidos para el ajuste de blancos: automático (la cámara escoge automáticamente la mejor temperatura de color según un algoritmo), soleado (para días con mucho sol o luz muy intensa), nublado (para días nublados), sombra, tungsteno (para compensar las bombillas fluorescentes cálidas), fluorescente (para compensar la temperatura de los fluorescentes o fuentes de luz frías) y el modo personalizado (un modo que no tienen todas las cámaras, solamente las de gama alta).

Si no tienes claro qué modo usar, usa el modo automático. Cuando comprendas como funciona la temperatura de color, ve probando los distintos modos para al final, si tu cámara lo permite, usar el modo personalizado cuando la ocasión así lo requiera. Con esto te evitarás muchos problemas.

Balance de Blancos automático y modos preestablecidos

Cómo ajustar el balance de blancos de forma manual

Una vez que hayas perdido el miedo realizar un ajuste personalizado, ha llegado el momento de ponerte a manejar la carta de grises y/o la carta de color.

Carta de Grises

Pasada esa fase inicial, algo tan básico como una carta de grises debería formar parte de tu equipo, y es que deberíais que saber la percepción del color varía en función de muchos parámetros, como la cantidad de luz o la persona (no todos percibimos de la misma manera). Aunque estos son los factores principales, otros como la falta de sueño también influyen en nuestra percepción del color.

Las cartas de grises, también conocidas como tarjetas de gris neutro al 18%, reflejan el 18% de la luz que reciben gracias al material con el que están fabricadas. Esto nos facilitará el ajuste posterior del tono/temperatura de la luz a la hora de editar.

Carta gris neutro/blanco Novoflex 21x30 cm Zebra XL
(1)
Carta gris neutro/blanco Novoflex 21x30 cm Zebra XL
  • Mejor exposición de la luz
  • Balance de blancos manual
  • Consigue un resultado profesional

Para realizar el balance de blancos de forma “aproximada” debemos realizar una fotografía a la tarjeta en las mismas condiciones de iluminación que la escena que quisiéramos fotografiar a continuación. Por ejemplo, para realizar un retrato, es conveniente colocar la carta de grises cerca del rostro del sujeto y de frente a nuestra cámara. De esta forma, cuando realicemos el ajuste del balance de blancos con la herramienta Balance de Blancos de Camera RAW obtendremos un tono de piel más natural.

Balance de blancos. Foto: Joe D. Photography

Foto: Joe D. Photography

Esto nos permitirá, a posteriori, editar la fotografía y ajustar el balance de blancos con la correspondiente herramienta de “Equilibrio de Blancos” existente en la mayoría de softwares de edición, cuyo funcionamiento común consiste en seleccionar dicha herramienta y hacer clic en la zona de la tarjeta gris.

Carta de color

Las cartas de color son una herramienta imprescindible para todo fotógrafo que busca una gran fidelidad en la reproducción del color y de la gama de grises, como bien saben los fotógrafos más expertos.

Este tipo de cartas se fotografían en las mismas condiciones de iluminación que la escena que queremos fotografiar, al igual que las cartas de grises (de hecho, incluyen varios grises) y nos permitirán crear un perfil de color específico para un determinado software de edición, de tal forma que lo que fotografiemos se ajuste con bastante exactitud a lo que después editamos.

balance-de-blancos-carta-de-color-LR

En mi caso, uso una sencilla XRite Color Checker Passport. La utilizo en todas mis sesiones y su uso es tan sencillo como realizar una fotografía al lado del sujeto con cada esquema de iluminación antes de comenzar. Esto me permite generar después en Lightroom un perfil o ajuste concreto de color específico para esas condiciones de luz en las que estaba trabajando y así conseguir mucha mayor fidelidad de color. La ventaja de la carta de color esto es que puedo copiar y pegar dicho ajuste al resto de imágenes de esa sesión fotográfica, ahorrando el tener que ajustar el color de forma individual en cada una, aunque pueda hacer algún otro ajuste adicional a posteriori.

Carta de balance de blancos y carta gris 3 en 1 Kaiser ProDisk II
(2)
Carta de balance de blancos y carta gris 3 en 1 Kaiser ProDisk II
  • 3 en 1: balance de blancos, exposición y colores
  • Consigue imágenes perfectas al instante
  • Ahorra tiempo en post-producción
  • ¡Indispensable para fotógrafos profesionales!

Conclusiones finales

Ya no hay excusa. Por la mejora que puedes obtener en tus fotografías así como por el precio que cuestan deberías tener siempre en tu equipo al menos una carta de grises para poder realizar esa primera toma y después ayudarte a escoger un balance de blancos más aproximado a la realidad. Y si quieres ir un poco más allá, ayúdate con una carta de color. Ambos, en mi caso, son accesorios que siempre van en mi mochila.

Deja tu voto

24 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 26

Upvotes: 25

Upvotes percentage: 96.153846%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 3.846154%

Escrito por Alfonso Domínguez Lavín

Nacido en Madrid pero adoptado por Valladolid - Laguna de Duero, empezó en fotografía gracias su tío, hace muchos años, viendo cómo revelaba en su casa. Actualmente es el CEO y co-fundador del blog "La mirada de los Fotógrafos". Fotógrafo, Ing. Tco. Informático y Creativo, es un gran apasionado del Arte y la Tecnología junto con el idioma Inglés, cuestiones que compatibiliza con Nuria, su mujer, y sus hijos Diego y Noemí, sus tres grandes amores. Ha sido colaborador en la revista online Xataka Foto. También ha sido jurado en varios concursos de fotografía, realizado exposiciones individuales y colectivas en Valladolid. Ganador en 2013 del concurso nacional "La fotografía del Verano", 3º en Rally fotográfico de Ampudia de 2010 y obtenido algunas otras menciones a nivel local. En la actualidad su gran pasión es la fotografía social y los retratos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.