Qué es el derecheo del histograma y cuándo utilizarlo

En esta entrada describimos una de las técnicas más famosas de la fotografía digital, la sobreexposición en base a las altas luces, popularmente conocida como la técnica del derecheo. Aunque se ha hecho muy popular conviene entenderla, primero para poder ejecutarla pero, sobre todo, para saber qué nos aporta y cuándo nos puede ser de utilidad, ya que no siempre será ventajosa. Sigue leyendo si quieres saber en qué consiste el derecheo del histograma, cómo se ejecuta y qué nos aporta como fotógraf@s.

Técnica del derecheo. ¿Qué es y en qué se basa?

En la entrada anterior realizamos un profundo análisis del histograma. A modo de resumen, explicamos que el histograma es una potente herramienta de nuestra cámara que nos informa sobre los tonos existentes en la escena fotografiada. A partir de aquí y sabiendo como leerlo, podemos deducir si la exposición que hemos tomado es la correcta o si debemos modificar el valor de luz captada por la cámara para sobreexponer o subexponer nuestra toma.

Una vez se tiene claro qué es y cómo funciona el histograma, una de las aplicaciones más clásicas de esta herramienta es utilizarlo para poner en práctica o validar la técnica del derecheo (o simplemente “derecheo”), una de las técnicas más populares en fotografía digital.

De manera escueta, esta técnica consiste en llevar la parte más luminosa de la imagen al límite de blancos que soporte nuestro sensor. Es decir, sobreexponer nuestra imagen al máximo pero evitando quemar ninguna parte de la misma. De esta manera estoy utilizando la mayor cantidad de luz posible para crear la imagen y por lo tanto, la mayor cantidad de información. Dado que buscamos obtener la máxima información y detalle en la imagen, tiene sentido aplicarla disparando en RAW, ya que este formato es también el que más información guarda de la imagen realizada. De hecho, el derecheo no es más que una simplificación extrema del sistema de zonas, una técnica de exposición propuesta por Ansel Adams para los carretes en blanco y negro hace ya 80 años.

La técnica del derecheo se basa en el hecho de que los píxeles en el histograma, cuanto más a la derecha aparecen, más luz (e información) contienen. Esto es así por la manera en que nuestra cámara captura la luz. Nuestra cámara “graba” la imagen mediante un sensor. Este sensor guarda la información como si fuera un pequeño ordenador, en forma de bits. Un sensor estándar de 14 bits contiene 16384 niveles donde guardar información para el canal rojo, 16384 niveles para el canal azul y 16384 niveles para el canal verde. Cada nivel es de hecho un pequeño cajón donde guardar algo de información o datos sobre la imagen realizada. Por lo tanto, cuantos más “cajones” llenemos de luz al tomar la fotografía, más información tendremos para editarla posteriormente.

Por otro lado, los sensores suelen ser capaces de ver entre siete y once pasos de luz. Esto significa que, si realizamos una medición puntual entre el punto más oscuro pero con detalle (casi negro) y el punto más claro pero con detalle (casi blanco) de una fotografía, como mucho podrá haber entre ellos entre siete y once pasos de luz (este número será función de la calidad de nuestro sensor). Todos los tonos por encima de este tope se verán totalmente blancos o negros.

Sin embargo, los niveles o “cajones” a los que hacíamos referencia no se distribuyen uniformemente a lo largo de los pasos disponibles, tal y como se presenta en el histograma. De hecho, como al aumentar un paso entra el doble de luz, al ir aumentando un paso, tendremos el doble de niveles que en el paso inferior. Así en el paso más luminoso tendremos la mitad de los niveles disponibles (8192), en el siguiente inferior 4096, y así sucesivamente. La relación entre pasos e información se describe visualmente al ver el gráfico siguiente.

Derecheo del histograma: relación entre pasos e información

Por lo tanto, cuanto más ocupemos los pixeles de la derecha del histograma (los de tonos más claros) sobrexponiendo dentro de lo posible la imagen, mayor cantidad de información tendremos para editar la imagen y será lógico esperar una mayor calidad final. La pega es que exigirá casi siempre una edición en el ordenador para terminar la imagen. De todos modos, esta técnica tiene sentido cuando se busca la máxima calidad y, en estos casos, disparar en RAW y realizar el revelado digital es siempre obligatorio.

Mando intervalómetro inalámbrico Gloxy METi
(22)
Mando intervalómetro inalámbrico Gloxy METi
  • Nuevo modelo inalámbrico con tecnología infrarroja
  • Mando intervalómetro con función multi-exposición
  • Incluye instrucciones en español y otros 5 idiomas
  • Funciona hasta una distancia de aprox. 5 m sin cable
  • Ideal para fotografía nocturna entre muchas otras...
  • Avisos sonoros, pantalla LED con luz y diseño ergonómico
  • Disponible para Canon, Pentax, Nikon, Panasonic, Sony, Sigma, Olympus, Fujifilm, Samsung y dispositivos iOS.

¿Cuántos pasos debo sobreexponer mi cámara? Caracterización del sensor

Una vez explicado el fundamento teórico de la técnica del derecheo, se describirá a continuación cómo realizarla en la práctica. Eso sí, antes de realizar la técnica del derecheo es necesario saber cuántos pasos puedo aumentar una exposición de las altas luces respecto al valor 0EV sin llegar a quemarlas. Para ello puedo realizar el siguiente método sencillo:

  1. Configura la cámara en medición matricial y formato RAW.
  2. Encuadra una superficie lisa y monocolor (una pared, una cartulina…).
  3. Realiza una foto de acuerdo a la exposición propuesta por tu cámara. Esta será la foto a 0 EV.
  4. Repite la fotografía aumentando 1 paso (puedes modificar la velocidad de exposición, por ejemplo).
  5. A partir de aquí, repite la fotografía aumentando 1/3 de paso, hasta llegar a un valor de unos +4 EV.
  6. Preferiblemente en el ordenador, revisa los histogramas de los ficheros RAW generados. Verás cómo al aumentar la exposición, el pico del histograma se irá desplazando a la derecha. Busca la fotografía en que el histograma casi toque la banda derecha del histograma (momento justo antes de que se empiece a quemar la imagen) y comprueba cuantos pasos está por encima de la fotografía inicial. Este número de pasos son los que puedes sobreexponer una imagen medida a las altas luces sin temor a que se queme. También puedes visualizarlo activando el chivato de altas luces.

En función de la calidad de la cámara, el sensor soportará una sobreexposición de un mayor o menor número de pasos. La mayoría de las cámaras soportan unos tres pasos de sobreexposición, aunque lo mejor es siempre hacer esta pequeña prueba para tenerlo claro.

Gloxy GX-F1000 Flash TTL HSS Wireless Maestro y Esclavo
(43)
Gloxy GX-F1000 Flash TTL HSS Wireless Maestro y Esclavo
  • Compatible al 100% con cámaras Nikon y Canon
  • Mejor relación calidad-precio del mercado, avalado por expertos del sector de todo el mundo
  • Sistema de radiofrecuencia 2.4G, Número de guía a 58 (ISO 100, 180mm), HSS: sincronización de alta velocidad 1/8000s
  • ecarga en 2 segundos, el más rápido, no pierdas tu foto
  • Flash maestro inalámbricos TTL, esclavo y estroboscópico
  • Preparado para realizar disparos en ráfaga
  • Permite conectar a la batería externa Gloxy GX-EX2500
  • Sincronización con la segunda cortinilla
  • Incluye GRATIS: 20 geles de color, estuche, pie y difusor
  • Consigue un flash profesional al precio de uno barato. Te servirá tanto si eres principiante como si eres un profesional

Ejecución de la técnica del derecheo del histograma

Sin más y de manera esquemática, os contamos los pasos para realizar esta técnica:

Método general

  1. Ajustar la medición de la cámara en “medición puntual”. De esta manera, medimos la luz reflejada de una parte muy pequeña de la escena.
  2. Medir la luz de la parte más luminosa de la escena. Si se tiene duda, se puede medir en varios puntos y el que sea más luminoso será el punto escogido.
  3. Sobreexponer la medición escogida unos dos-tres pasos. La cantidad de pasos escogida es la que aguantará nuestro sensor antes de quemar las altas luces. Se puede determinar empíricamente tal y como se ha explicado en el apartado anterior.
  4. Recomponer la composición con el encuadre final deseado. Si trabajamos con algún tipo de prioridad o automatismo (Av, Tv…), puede ser necesario bloquear la exposición antes (normalmente con el botón AEL o similar). De esta manera, aunque reencuadremos y volvamos a presionar el disparador la medición no se realizará de nuevo, y por tanto, tampoco se modificará velocidad, apertura o ISO. Si trabajamos en manual o recomponemos sin presionar de nuevo el disparador, este bloqueo es innecesario.
  5. Ya en el ordenador realizaremos el revelado digital. Inicial y probablemente tendremos una imagen sobreexpuesta. El revelado suele consistir en reducir la exposición hasta el punto deseado. Al hacerlo en el ordenador tendremos un control mucho más fino que en campo y sin pérdida de calidad. Además, se puede aprovechar para aclarar/oscurecer sombras y luces. Por ejemplo, en Lightroom se dispone de las herramientas Altas luces, Blancos, Sombras y Negros que nos permiten un ajuste muy sutil y controlado. El ajuste de estos parámetros para mí es indispensable en casi cualquier foto que realizo.
Clampod Takeway T1
(178)
Clampod Takeway T1
  • Agarre extremo y gran resistencia, soporta 40kg
  • Clampod: minitrípode articulable todoterreno
  • Se agarra firmemente a cualquier superficie
  • Ideal para deportes extremos, grabaciones en movimiento
  • Úsalo con cámaras réflex, compactas, smartphones
  • Adaptadores opcionales para Tablets y GoPro
  • "Selfies" y grabaciones en cualquier lugar y momento

Si nuestra cámara dispone de histograma en directo, el derecheo es incluso más sencillo:

  1. Encuadramos la escena, con la opción de ver el histograma en directo en la pantalla LCD, antes de la captura.
  2. Fijándonos en el histograma, ajustamos la exposición sobreexponiéndola de manera que los pixeles de más a la derecha del histograma lleguen a casi tocar el eje derecho. De esta manera lograremos la exposición con la máxima información posible. Y ya podemos ir al anterior paso 5 de revelado digital.

¡Y eso es todo! A partir de aquí podemos retomar nuestro flujo de trabajo habitual.

En las imágenes mostradas a continuación se puede observar una fotografía tomada aplicando la técnica del derecheo tal cual sale de la cámara (izquierda) y el resultado final tras la edición (derecha).

Técnica del derecheo en cámara (izquierda) y resultado final tras la edición (derecha)

En este caso, se decidió el encuadre y a continuación se realizó la medición puntual en el punto más brillante, que resultó ser (como ocurre habitualmente) una parte del cielo. A continuación se aumentó la exposición en tres pasos modificando la velocidad para no cambiar el desenfoque. La fotografía a la izquierda corresponde a la imagen tal y como se tomó. Se puede ver cómo la imagen está sobreexpuesta e incluso parece que el cielo esté totalmente quemado ya que se ve muy blanco. Su histograma presenta un pico importante a la derecha, justo sobre el eje, que corresponde al cielo.

A continuación, en el ordenador y mediante un programa de edición (Lightroom en mi caso) se reajustó la exposición y se redujo en 1,3 pasos. Aprovechando las opciones del programa se aclararon ligeramente las sombras para realzar las uvas y se aumentó el contraste. En total, la edición duró 15 segundos, obteniendo la imagen de la izquierda. Como se aprecia, la imagen no estaba quemada, ya que bajando la exposición por software se recupera el detalle de las ramas desenfocadas posteriores y el bonito color azul que tenía el cielo. En concordancia, el nuevo histograma resultante se desplaza a la izquierda, se ensancha mostrando una mayor riqueza tonal y los tonos medios ganan importancia sobre el conjunto.

Como apunte, destacar que evidentemente en la edición por software no se disminuyeron los tres pasos sobreexpuestos inicialmente porque entonces el cielo habría quedado de un tono medio, muy apagado y el resto de fotografía muy oscura. El ajuste de la exposición en el ordenador se realiza “a ojo”, en función de la estética que el fotógrafo quiera dar a la imagen. La ventaja es que, al hacerlo en el ordenador y trabajar en un monitor grande, es mucho más sencillo afinar la exposición deseada.

Filtro ND2-ND400 regulable
(98)
Filtro ND2-ND400 Regulable Gloxy
  • Permite ajustar distintos niveles, desde ND2 a ND400
  • Controla la profundidad de campo en tus fotos
  • Ideal para situaciones con una iluminación intensa
  • Te permitirá aumentar el tiempo de exposición
  • Compatible con fotografía en blanco y negro
  • Estuche de protección incluido
  • Escoge entre 52mm, 55mm, 58mm, 62mm, 67mm y 77mm de diámetro
Visitar Filtro ND2-ND400 regulable

Ventajas reales de la técnica del derecheo. Mitos y leyendas

Por lo contado hasta ahora, parece que esta técnica es la panacea y que, en teoría, debe proporcionar unos resultados mucho mejores respecto a una exposición estándar. Lo cierto es que tiene su utilidad pero no tiene sentido utilizarla siempre, por defecto, como se propone en algunos foros que ensalzan esta técnica casi como de uso obligatorio. Sobre el papel, la mayor cantidad de información captada se traduce, por un lado, en una mayor riqueza tonal, degradados más suaves y mayor información para poder procesar la foto sin tener problemas de deterioro o posterización, por ejemplo. Por otro lado, al tener más información en las sombras, la presencia de ruido debe ser menor. A efectos prácticos, lo que sí se logra con esta técnica es minimizar el impacto del ruido sobre la imagen pero la mayor cantidad de información no se acaba traduciendo en una imagen más rica, al menos no en una riqueza tonal perceptible por el ojo humano.

A continuación mostramos dos imágenes idénticas, una captada y procesada mediante la técnica del derecheo y otra exponiendo de manera equilibrada en el momento. A efectos prácticos es difícil observar diferencias apreciables, al menos a ojo desnudo, incluso si hacemos zoom sobre una parte. El degradado de tonos (donde cabría esperar una diferencia más visible) es muy similar, y también los colores. Por lo tanto, en este sentido no parece tan ventajosa la utilización de esta técnica.

Derecheo del histograma: exposición estándar

Exposición estándar

Derecheo del histograma: exposición derecheada

Exposición derecheada

En este nuevo par de imágenes, estudiamos el efecto del derecheo sobre el ruido. Las fotografías se tomaron a un ISO alto para maximizar su presencia. Como se observa en la zona ampliada del recuadro, el ruido presente en la imagen captada mediante la técnica del derecheo presenta una cantidad de ruido muchísimo menor que la hace aprovechable, a diferencia de lo que ocurre con la fotografía expuesta de manera tradicional. Si se observan las fotografías en su resolución nativa, la diferencia es tan clara que no es necesario ni hacer un zoom para darse cuenta.

Derecheo del histograma: exposición estándar

Exposición estándar

Derecheo del histograma: exposición derecheada

Exposición derecheada

Cuándo utilizar la técnica del derecheo y cuándo no

Por lo explicado hasta ahora, debería quedar claro que las ventajas principales del derecheo son dos:

  1. Minimizar la cantidad de ruido presente en una imagen.
  2. Asegurar que ninguna parte de la imagen queda quemada.

En base a ello y los conocimientos que aporta entender cómo funciona esta técnica podemos decidir cuándo nos será útil utilizarla.

Filtro UV Gloxy
(23)
Filtro UV Gloxy
  • Protege la parte frontal de tu objetivo
  • Seguridad ante posibles arañazos, salpicaduras...
  • Repele el agua y el polvo
  • Extremadamente fino; no se produce viñeteado
  • Elige el diámetro adecuado para tu objetivo

Obviamente, aunque sencilla, a veces es algo laborioso de aplicar y por lo tanto se suele emplear cuando se quiere obtener la máxima calidad de la imagen, minimizando el ruido y asegurando una correcta exposición. Por lo tanto, ¿cuándo NO merece la pena su utilización?

  • En general, si la gestión del ruido no es una prioridad o un problema, aplicar el derecheo pierde una parte importante de su sentido.
  • Tampoco nos será de utilidad cuando tengamos poco tiempo para preparar la fotografía: sesiones de acción con condiciones luminosas variables, fotografía callejera… En estos casos no merece la pena su uso ya que se dispone de muy poco tiempo para la medición y la aplicación incorrecta de la técnica del derecheo es especialmente peligrosa porqué una medición errónea nos puede llevar a tener una parte importante de la fotografía quemada, siendo éste un daño irrecuperable.
  • Escenas de bajo contraste: el derecheo se puede ejecutar sin problemas en este tipo de escenas, pero dado que la exposición correcta es sencilla y con un grado de información suficiente (no habrá muchos píxeles en las sombras), no nos aportará una mejora clara en la cantidad final de ruido de la toma, por lo que no merece la pena su uso.

Y ahora sí, entonces ¿cuándo SÍ suele ser especialmente útil la técnica del derecheo?

  • En general, cuando se busca una imagen de máxima calidad, con un nivel mínimo de ruido, evitando zonas quemadas involuntariamente y se tiene cierto tiempo para realizar una medición correcta. Por ejemplo, en fotografía de paisajes su uso es interesante.
  • Escenas de contraste medio-alto: en este tipo de escenas la medición de la exposición es complicada ya que de no ser correcta y afinada podemos quemar o dejar totalmente negra una parte importante de la imagen. Además, una porción importante de la foto quedará en la parte de las sombras. Por lo tanto, las ventajas de la técnica del derecheo resplandecen ya que nos permite realizar una exposición muy fina y controlada (evitando zonas quemadas o negras) y además minimizar el ruido de las zonas oscuras.
  • Escenas de muy alto contraste: en este tipo de escenas, nuestro sensor no será capaz de captar toda la riqueza tonal de la imagen. Por lo tanto deberemos sacrificar una parte de la misma y decidir qué dejaremos sin detalle, en la negrura o blancura extrema. En estas situaciones, el derecheo se muestra especialmente útil ya que nos permite decidir qué salvaremos y qué quedará quemado, garantizándonos a la vez un ruido mínimo en las sombras. Combinando el derecheo con el uso del histograma y/o el aviso de altas y bajas luces, esta elección se puede realizar con el máximo control. Un ejemplo típico es sacrificar una porción del cielo cuándo éste no es relevante para la escena. En otros casos, hay elementos que tiene todo el sentido dejarlos quemados porque nuestra percepción ya los ve así: reflejos sobre un metal, o en un cristal, una bombilla encendida, etc.

A continuación se muestran algunos ejemplos para ilustrar lo explicado.

Bajo contraste

La siguiente imagen es de bajo contraste, es decir, su luminosidad es parecida en toda la fotografía y presenta un histograma muy concentrado en un pico. Por lo tanto, exponerla correctamente es sencillo y nos podemos fiar de la medición de la cámara. Sólo se subexpuso un paso respecto a la medición para lograr que el pavimento se viera más oscuro, como realmente era y la hoja, algo más luminosa, no destacase demasiado.

Escena de bajo contraste

Aquí no mereció la pena el aplicar la técnica del derecheo ya que eran tonos medios homogéneamente iluminados y el ruido no era un problema. De haberla aplicado, la medición habría sido sobre la hoja (parte más luminosa) pero el resultado final habría sido el mismo, como en el ejemplo mostrado anteriormente.

Gloxy GX-F1000 Flash TTL HSS Wireless Maestro y Esclavo
(43)
Gloxy GX-F1000 Flash TTL HSS Wireless Maestro y Esclavo
  • Compatible al 100% con cámaras Nikon y Canon
  • Mejor relación calidad-precio del mercado, avalado por expertos del sector de todo el mundo
  • Sistema de radiofrecuencia 2.4G, Número de guía a 58 (ISO 100, 180mm), HSS: sincronización de alta velocidad 1/8000s
  • ecarga en 2 segundos, el más rápido, no pierdas tu foto
  • Flash maestro inalámbricos TTL, esclavo y estroboscópico
  • Preparado para realizar disparos en ráfaga
  • Permite conectar a la batería externa Gloxy GX-EX2500
  • Sincronización con la segunda cortinilla
  • Incluye GRATIS: 20 geles de color, estuche, pie y difusor
  • Consigue un flash profesional al precio de uno barato. Te servirá tanto si eres principiante como si eres un profesional

 

Contraste medio

En el siguiente ejemplo, mostramos una escena de contraste medio, con un histograma bastante ancho. En esta sesión era clave que la ropa de los modelos no saliera quemada pero también asegurar la máxima iluminación del resto de la escena para que no se viera el fondo deslucido. Por lo tanto, se realizó medición sobre la camiseta blanca de la chica (parte más luminosa y que no debía quemarse) y se sobreexpuso la lectura 3 pasos. De hecho, a partir de aquí, no hizo falta realizar la medición de nuevo en las siguientes capturas de esta sesión, ya que la luz no varió demasiado. El ajuste final de exposición se hizo ya en el ordenador donde se redujo la exposición al valor deseado y se pudo controlar con mimo que la ropa blanca tuviera detalle. La imagen se redondeó con un ligero toque a las sombras y el contraste.

Escena de contraste medio

Muy alto contraste

Como último ejemplo, una imagen de muy alto contraste en un hayedo. En este caso, había zonas sombrías muy oscuras que contrastaban con los pedazos de cielo luminoso que se recortaba entre las copas de los árboles. Como la cámara era incapaz de captar todo el rango dinámico de la escena, se optó por sacrificar el cielo para conseguir tener algo de detalle en las partes más oscuras. Una vez descartado el cielo, la parte más luminosa de la escena que se quería salvar eran las hojas de las hayas a contraluz con el cielo. La medición puntual se realizó ahí, se sobreexpuso la escena 3 pasos y se tomó la foto.

Ya en el ordenador se hizo el ajuste fino de exposición para lograr la imagen deseada. En este caso, además no se disponía de trípode, por lo que para lograr disparar a una velocidad suficiente que evitara la trepidación se tuvo que subir la ISO bastante, al límite de las posibilidades de la cámara. Este hecho, unido a la presencia importante de sombras, hizo muy aconsejable el utilizar la técnica del derecheo para minimizar la presencia de ruido, que de hecho quedó en un rango muy discreto. Obviamente, el cielo no se pudo rescatar y quedó totalmente blanco.

Escena de muy alto contraste

Aplicación de los conocimientos del derecheo en el día a día del fotógrafo

A lo largo del post hemos explicado en qué consiste, cuándo es útil aplicar la técnica del derecheo y qué nos aporta su uso. Como también hemos contado, no siempre se justifica su uso, y, de hecho, alguna de las bondades que se le atribuyen a veces no son ciertas. Pero sin duda, entender está mal llamada “técnica” (más que una técnica, es una manera de medir y realizar la exposición) es un excelente entrenamiento y nos permite tener una serie de conocimientos que nos pueden ser muy útiles en nuestro día a día como fotógraf@s. Todo ello a pesar de no aplicar el derecheo de manera rigurosa.

Así, quizás la utilidad principal que se extrae de esta técnica es la importancia de tender a sobreexponer más que subexponer al realizar una fotografía digital. La edición posterior generará mucho menos ruido si tengo que quitar un paso de exposición que si tengo que añadirlo. Si bien es cierto que corremos el riesgo de quemar la foto (y por eso en algunos círculos se aconseja justo lo contrario, pecar más de subexponer), con algo de práctica y los avisos de altas luces se puede lograr una buena exposición con bastante eficiencia y seguridad de no pasar la línea roja.

El derecheo también nos enseña a buscar y detectar la parte más luminosa de una escena y valorar el rango dinámico de la misma. Así ya de entrada podremos tomar las decisiones oportunas a nivel de exposición, como sacrificar algunas altas luces.

Por último, es también una buena escuela para entrenarnos con la medición puntual, que como comentamos en un post anterior es un tipo de medición muy útil y a veces ninguneado por algunos fotógraf@s. Combinando la medición puntual con la capacidad de detectar la parte más luminosa de la escena, en pocos segundos podemos realizar una medición muy precisa, controlada y evitar que se queme ninguna parte interesante de la escena. Y realmente son segundos. Por lo tanto, una vez interiorizada es posible utilizar esta medición incluso en situaciones con poco margen de tiempo para disparar.

En resumen, dominar la técnica del derecheo nos enseña una serie de conocimientos que se pueden utilizar de manera independiente y que nos permitirá ser fotógraf@s mucho más completos y capaces.

Gloxy Power Blade con mando inalámbrico
(40)
Gloxy Power Blade con mando inalámbrico
  • ¡Versión mejorada! Más ligero y manejable
  • Luz contínua sin parpadeos
  • Ideal para trabajos en exteriores y para retratos
  • Hasta 10hs funcionando
  • Incluye cargador para casa y coche
  • Funciona como luz de relleno o lightpainting
  • Sustituye el uso de pesados focos o flashes, es un estudio en tu mochila

Conclusiones

A lo largo de este post hemos explicado cómo la técnica del derecheo se origina en la manera exponencial que tiene nuestra cámara digital para guardar la información de una imagen. En base a ello, esta técnica propone medir el punto más luminoso de una escena mediante la medición puntual y a continuación sobreexponer la toma todo lo posible sin llegar a quemarla. A posteriori se realiza la edición en el ordenador y se ajusta el valor deseado de exposición.

Al trabajar así y disponer de mucha más información en las sombras, se logra disminuir de manera importante la generación de ruido, que es la ventaja principal de esta técnica. Otra ventaja importante es que nos impone una metodología de medición que nos permite asegurar que no quemamos ninguna parte relevante de la escena retratada. Eso sí, no tiene sentido aplicarla por defecto ya que si la escena es de bajo contraste o no se prevé que la aparición de ruido sea un problema, no merece la pena el tiempo extra necesario.

Además, aparte de los pros y contras de utilizar la técnica del derecheo como tal, dominarla nos hará mejores fotógraf@s aunque no la utilicemos siguiendo los pasos a rajatabla. El derecheo nos aporta una serie de herramientas independientes para la exposición que nos permitirá ser mucho más precisos y rápidos a la hora de realizar una exposición correcta y evitar sorpresas.

Y vosotros fotógraf@s, ¿conocíais ésta técnica? ¿Os parece útil? ¿Sois de los que creen que es de uso casi obligatorio o de los que opinan que está muy sobrevalorada? Os animamos a que enriquezcáis el post y aportéis vuestras opiniones en los comentarios.

Fotos: © Nardi Bayarri.

Deja tu voto

32 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 32

Upvotes: 32

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Escrito por Nardi Bayarri

Formado como fotógrafo en Fotoespai BCI, y formado también como teatroterapeuta, busco imágenes de personas para personas, de instantes, de encuentros, de emociones, de sueños, de viajes, de almas. Especializado en retrato y con amplia experiencia docente, me encanta transmitir mis conocimientos y vivencias en este campo.

16 Comments

Leave a Reply
  1. Estupenda explicación de esta técnica.
    Me queda la duda de si conseguimos la misma sobreexposición usando el botón de compensación de exposición en contra de abrir el diafragma o aumentar el tiempo de exposición.
    Cuando hablas de medición standard para sustituir a esta técnica, te refieres a medición matricial?
    Felicitaciones por el blog.
    Saludos

    • Hola Antonio:

      Referente a tu primera pregunta, de cara a conseguir una sobreexposición es indiferente modificar la apertura, el tiempo de exposición o el botón de compensación de exposición; en todos los casos al final tendremos la misma cantidad de luz “extra”. De hecho, la compensación de exposición lo único que hace es modificar apertura, tiempo de exposición o ISO para lograr la sobre o subexposición indicada. Si trabajamos en prioridad a la apertura, la compensación modificará el tiempo de exposición (y la ISO si la tenemos en automático). Si trabajamos en prioridad a la velocidad, la compensación modificará la apertura (y la ISO si la tenemos en automático). En modo manual no tiene sentido hablar de compensación de exposición ya que ajustamos todos los parámetros. Eso sí, si al final aumentamos el tiempo de exposición y hay elementos en movimiento es posible que aparezcan movidos, y si modificamos la apertura afectaremos a la profundidad de campo. Puede que no nos importe o que sí, en todo caso lo debemos tener en cuenta cuando disparamos.

      Referente a tu segunda pregunta, con “medición estándar” me refiero a la medición que utilizarías si quisieras exponer la fotografia correctamente en el momento de tomarla, sin sobreexponerla lo máximo posible como pide la técnica del derecheo. En muchos casos sí, la medición será la medición matricial (como por ejemplo, en las fotografías de ese ejemplo), en otros la medición “equilibrada” sera la medición ponderada en el centro o incluso la puntual. Por si te interesa, en el post “Qué es el exposímetro y cómo utilizar los modos de medición” explico con más detalle las características de cada modo y cuando conviene cada uno.

      Gracias por las felicitaciones y por tu interés en el post! 🙂

      Un saludo!

  2. Hola Nardi.
    Lo primero, enhorabuena y gracias por este artículo. Y ahora entro en materia, es una consulta. Cuando disparo con mi cámara puedo ver el histograma en vivo por el visor (lumix gx8). Así que con esta característica operativa y en modo manual con indicador de sobreexposición, me resulta fácil aplicar esta técnica. Pero me he dado cuenta que el histograma que “veo” al disparar y el que se me presenta cuando reproduzco difieren un poco. La parte derecheada es menor en la reproducción que en el momento de la exposición. Es decir, es como si la cámara “se cubriese” por si me paso. En otras palabras, la cámara trata (¿procesa internamente?)la exposición pensando en un JPG en lugar de un RAW. Si quemo realmente alguna parte intencionadamente (no mucho), después no aparece así en el histograma final ¿Esto es así o se me escapa algo?
    Un saludo.
    Gregorio

    • Hola Gregorio:

      Aunque no conozco exactamente el funcionamiento de tu cámara, si puedo decirte que lo que explicas tiene sentido. Generalmente, el histograma en vivo es el histograma de lo que está mostrando la pantalla LCD en cada momento. Ni más ni menos. Si ajusto velocidad o apertura y la pantalla recoge ese cambio, el histograma también variará. Este histograma en vivo será función de la configuración de tu cámara (balance de blancos, procesado de las sombras, saturación, etc.). Incluso el brillo de la pantalla o su calidad se puede reflejarse en el histograma en vivo.

      Por otro lado, como explico en el post “Qué es el histograma y cómo usarlo para exponer correctamente”, el histograma que ves tras disparar es siempre el histograma asociado a un archivo JPG, aunque dispares en RAW. Por lo tanto, es un histograma mucho más “pobre” que el histograma asociado a un archivo RAW que contiene toda la información tonal posible. El histograma final en este caso también dependerá del procesado interno que haga cada cámara, y que también es función de la configuración de la misma (blancos, intensidad, contraste, estilos de foto, etc). Subrayar que, según la configuración, puede diferir de los parámetros aplicados al histograma en vivo.

      A partir de aquí, las diferencias entre ambos histogramas existirán casi siempre por qué, de hecho, no reflejan la misma imagen. Según comentas, el histograma en vivo de tu cámara es más estrecho que el del JPG. Seguramente, si te interesara, podrías modificar alguna opción de tu cámara para que fueran más parecidos, aunque no le veo el beneficio. Al final, lo importante es dominar tu equipo y eso significa hacer lo que estás haciendo, fotografiar, analizar los resultados y compararlos. En tu caso, yo te recomendaría que compares el histograma en vivo y lo que queda quemado con lo histograma y lo que queda quemado al procesar los archivos RAW, que de hecho, es lo importante. Si tu conclusión es que puedes ir medio paso más allá, ya sabrás que puedes pasarte esta cantidad con tranquilidad de recuperar la información cuando edites la imagen. Con este dato sabrás hasta donde puedes llevar el histograma en vivo sin llegar a quemar nada que no quieras. A partir de ahí, ya te dará un poco igual lo que te diga el histograma de la foto ya realizada y lo que difiera con el histograma en vivo.

      Aunque no he contestado exactamente a tu pregunta, espero haberte ayudado. 🙂

      Un saludo y gracias por enriquecer el post con tu consulta.

  3. Muchas gracias por esta explicación que es la más completa que he visto de tantas revisiones, espero que sigas por el camino del éxito y compartiendo tus grandes conocimientos, igualmente te auguro un buen año 2016 y los 100 más que vienen.

  4. Excelente trabajo; esta tecnica la llevo utilizando bastante tiempo con unos resultados excelentes, aconsejo a los aficionados que la practiquen y disfruten del trabajo en el laboratorio digital, tal como haciamos antes en los revelados quimicos. Un saludo.

  5. Buena explicación, Nardi. Me asaltan un par de dudas:

    1. ¿Cuándo emplear la carta de grises, entonces?

    2. ¿Aplica lo explicado cuando utilizamos flash?

    Gracias

    • Hola Jordi

      Respondo a tus preguntas:
      1- De hecho, el derecheo y la carta de gris son técnicas complementarias para exponer correctamente una foto. El derecheo te permite maximizar la información captada y asegurar que las luces no se queman. Es durante el revelado de RAW cuando exponemos correctamente la imagen. La carta de grises permite superar los errores potenciales de cálculo que hace el exposímetro de nuestra cámara y nos permite exponer correctamente a la primera, sin necesidad de ajuste posterior. Con esta información, tú mismo debes elegir cuando usar la carta gris. De hecho, incluso puedes usar la carta gris para medir la exposición correcta y después derechear. Yo utilizo el derecheo en las situaciones que indico en el post: contraste alto, ruido alto, etc. Y la carta de grises en situaciones de luz continua donde quiero ser muy preciso con la medida de la exposición, básicamente en bodegones o retratos, sobre todo para evitar que queden algo subexpuestas.

      2- El derecheo se puede aplicar también al flash, claro. Igual que sobreexponemos con luz continua, podemos sobreexponer con flashes. El principio que aplica es exactamente el mismo y los beneficios también. El único comentario es que, si estás usando flash, suele ser menos ventajoso el derecheo porqué la escena suele estar bien iluminada y sin falta de luz. En cualquier caso, se puede utilizar.

      Un saludo y gracias por comentar!

  6. En hora buena por el post, de lo mejor que he encontrado sobre el tema.
    Entiendo que el uso de la medición puntual es para fijar el punto de altas luces y así no pasarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.