Geles de Color para Flash en Paisajes Industriales

Sincronización Flash WIFI

Si hay un tipo de foto que me llama poderosamente la atención es la fotografía nocturna. Ya sean de cielos de estrellas, de la Vía Láctea, de paisajes tomados a la luz de la luna, etc, ¡¡me encantan!! Como entusiasta de la fotografía, he realizado muchas sesiones fotográficas de estas características, pero tenía una variante un poco abandonada que prácticamente no había trabajado, y por la que siento una gran admiración (quizás por mi formación como Ingeniero Técnico Industrial). Se trata de la iluminación con Flash y geles de color para flash de Paisajes Industriales. Fue hace mucho tiempo cuando descubrí este tipo de fotografías, en el que con la ayuda de flashes y con una serie de geles de color se conseguían unas espectaculares fotografías de paisajes y de elementos industriales (o no) en la noche. Algunos expertos como Mario Rubio entre otros, tienen verdaderas obras de arte realizadas con estas técnicas, unidas además al Lightpainting.

geles de color para flash
Irix 11 f4 6s ISO 400

Desde que compré, hace ya casi dos años, mi flash Gloxy Gx F990C, que incluía de regalo una buena colección de filtros de colores, me estaba rondando por la cabeza la idea de realizar una sesión de este estilo tan peculiar. Sin embargo, la imposibilidad de sacar el flash del cuerpo de la cámara, ya que no dispongo de disparador remoto, y el contar solamente con una fuente de luz me ha hecho ir retrasando e incluso descartar este tipo de sesión.

geles de color para flash
Estuches de geles de colores que incluyen algunos flash Gloxy

Sin embargo, a principio de verano, decidí completar mi equipo de iluminación portátil, y decidí adquirir tres unidades más. Visto los buenos resultados y la fiabilidad que me había dado mi flash Gloxy, decidí volver a recurrir a esta marca a la hora de comprar las nuevas unidades.

geles de color para flash

Hacía poco que acababan de sacar los nuevos modelos “tope de gama” bajo la denominación de Gloxy GX-F1000C (la “C” significa que es para cámaras Canon), con similares características, pero con una mejora muy importante, que es la posibilidad de usar los flashes tantos Maestros como Esclavos (Master/Slave) de forma inalámbrica por radiofrecuencia.

La verdad es que puesto a analizar la lista técnica de especificaciones te das cuenta de que incluye todas las características de Flashes de precios astronómicos a un precio muy reducido. Tanto es así que, con el dinero que tenía ahorrado para comprarme un flash marca Canon, he adquirido tres unidades de los Gloxy, pudiendo aprovechar todas las características de intercomunicación entre los flashes Gloxy.

geles de color para flash

Ahora, con el flash que ya tenía y con los tres nuevos, que por cierto también incluyen los geles de colores, ya no tenía excusas para emular (o por lo menos intentarlo) a Mario Rubio y compañía, realizando una sesión nocturna con iluminación con geles de color para flash.

Configuración de la sincronización de los Flashes

Como siempre le repito a mis alumnos y alumnas, las instrucciones no son un mero adorno. Así, aplicándome mis propias enseñanzas y antes de irme una noche por ahí al campo sin tener idea de cómo funciona el sistema inalámbrico de los flashes, me dediqué a una lectura completa del manual de usuario y también a realizar pruebas.

Con la lectura aprendí a configurar los flashes. Lo cierto es que la configuración es extremadamente sencilla. Siguiendo paso a paso las instrucciones (en un perfecto castellano) no hay posibilidad de error. Sin embargo, creo que fue un acierto hacer algunas pruebas previas en casa y comprobar el funcionamiento.

geles de color para flash
Configuración Maestro por Radio Frecuencia con configuración manual en los grupos A,B y C. Manual 1/1 en el Master y Destello Activado

Existen multitud de formas de configuración, pero teniendo en cuenta el tipo de sesión que íbamos a realizar, la que mejor resultado nos iba a dar es la configuración en Modo Manual, tanto del Maestro como de los Esclavos. Esto nos va permitir adaptar la intensidad de disparo de las luces de nuestro equipo y así conseguir los resultados deseados.

El sistema de comunicación entre las unidades de flash se pueden establecer tanto por radiofrecuencia como por sistema óptico. El sistema óptico es el sistema de comunicación que se empleaban en las generaciones anteriores de flashes, que obligaba a que los equipos se “vieran” unos a otros para transmitir el disparo. Actualmente, es mucho más práctico y fiable la transmisión por radio que usan los Gloxy. Esto me va a permitir que los flash no tengan que “verse” y pueda situarlos en lugares escondidos para que no aparezcan directamente en las imágenes.

Por tanto, situé un flash como Maestro en la zapata de mi cámara. Creé tres grupos de disparo, A,B y C. Después establecí que la potencia de disparo se configurara de forma manual en cada uno de los grupos, y para acabar asigne en los dos flashes esclavos un grupo diferente, así uno iría al B y otro al C.

geles de color para flash
Configuración en Esclavo por Radio Frecuencia en el canal 1 y Grupo B programado a ¼ de Potencia

Decidí echar en la mochila mi ya antiguo flash GX F990, por si quisiera completar aún más la iluminación. Aunque no dispone de receptor, si se puede configurar como esclavo por célula fotoeléctrica por detección de destello. Así, en vez de tres puntos de luz, tendría hasta cuatro. Además decidí meter en la mochila algunas linternas que me permitiera hacer un poco de lightpainting y completar la fotografía.

Elección del Escenario

Bueno, una vez que ya sabía cómo configurar el equipo y cómo se comunicaban los flashes entre ellos, había que elegir un destino. Debía ser una localización interesante, donde pudiera iluminar con los flashes y los geles de colores diferentes elementos. También necesitaba que los elementos que fuera a fotografiar tuvieran posibilidad de iluminarse desde dentro, que la luz saliera al exterior a través de algunas ventanas o de algunos huecos. Tenía en mente varias opciones, pero quería algo donde pudiera combinar la iluminación del flash con un cielo nocturno estrellado.

En un artículo del año anterior sobre Fotos Nocturnas comentaba que era más que recomendable no ir solo por las noches a hacer fotos. Sobre todo si íbamos a lugares relativamente apartados y solitarios. No solo porque alguien nos pudiera dar un susto, simplemente una caída, o una torcedura de tobillos o cualquier tipo de accidente, es más probable si es de noche. Así que decidí buscar algún compañero que me acompañara. Y no solo encontré a uno, sino que encontré a cuatro….cuatro inocentes que sufrirían la “Ira de Khan” si no me obedecían, cargaban con el equipo y sobre todo y más importante, con la nevera…las noches de verano…¡¡son lo que tiene!!

Fuera bromas, contacté con unos amigos y compañeros fotógrafos de la zona de la comarca minera de Riotinto y El Campillo en la provincia de Huelva, que conocen a la perfección la zona y algunos lugares abandonados que resultan muy interesantes para realizar una sesión de fotos como la que llevaba en mente.

geles de color para flash

Tras recorrer unos pocos kilómetros por caminos en vehículos todoterrenos y hacer unos cientos de metros a pie por una vereda, mis compañeros de sesión me llevaron a una estación abandonada del antiguo ferrocarril minero, que unía la comarca de Riotinto con el puerto de Huelva.

Ya había estado en lugares parecidos a éste. Lugares cercanos al río Tinto que siempre son espectaculares. Los llamativos colores del río y sus alrededores se completaban en esta antigua estación por dos antiguas locomotoras en un estado de decrepitud y abandono que parecían sacada de una película “Post- Apocalíptica”. Ideal para rodar Mad Max 5 “Más allá de las minas de Cobre”. Al mismo tiempo, un antiguo edificio a modo de torre de control de la estación, conocido por el nombre de Casa de las Palancas, se mantiene extrañamente intacto dentro de ese entorno en total abandono.

La localización reunía todos los requisitos previos que antes comentaba y era espectacular. Siempre estaré agradecido a mis compañeros que me llevaran y me permitieran fotografiar una localización tan interesante.

geles de color para flash
Los Compañeros de equipo haciendo pruebas de las distancias de disparo por Radiofrecuencia de los Flash Gloxy GX-F1000 que sobrepasaron gratamente nuestras expectativas

Era una noche particular, puesto que era una noche de luna prácticamente llena, pero que saldría por el horizonte bien entrada la noche. Al mismo tiempo, podríamos conseguir visualizar el corazón de la Vía Láctea justo antes de que la luna iluminara todo el cielo con su luz.

Metidos en Faena: Geles de color para flash

Decidimos comenzar por algo sencillo para ir cogiendo soltura con la configuración del equipo y el equilibrado de las luces, para posteriormente pasar a tomas más complejas. De todas formas, aunque me gusta planificar las sesiones, siempre estoy abierto a cambios e improvisaciones si veo que vamos a conseguir fotos más interesantes.

Para esta primera toma decidimos colocar dos flashes con filtro rojo dentro de la cabina de la locomotora. Con uno iluminamos la parte posterior y con otro la parte frontal, justo al lado de los huecos de los antiguos faros.

geles de color para flash

Esta foto está tomada con el Irix 11 mm a f4 y 30s.  Configuré el flash maestro sobre la cámara para que no lanzara destello, puesto que había mucha contaminación ambiental y pensamos que la locomotora se iluminaría bastante bien.

geles de color para flash

Después de un par de disparos de prueba para compensar la iluminación de los dos flashes con la luz ambiental el resultado nos pareció satisfactorio, puesto que la Vía Láctea aparecía en pleno esplendor sobre un “tren diabólico”.

Para la siguiente toma decidimos darle un giro más de tuerca. Para ello sacamos uno de los flashes rojos de la cabina y le cambiamos el filtro rojo por uno amarillo, colocando el flash en el corazón de la locomotora.

Instalamos el GX- F990C sobre un trípode con la célula fotoeléctrica mirando hacia la cámara con un filtro verde. Finalmente activamos el destello en el flash maestro de la cámara con un filtro azul.

geles de color para flash
Irix 15mm F2,8 30s ISO 800

Después de algunas pruebas y de compensar de forma remota la potencia de todos los flashes (eso sí, la del verde la tuvimos que ajustar a mano) observamos que la foto quedaba muy interesante. Pero no conformes, decidimos dar un toque de luz en la vía, con lo que la foto ganaría muchos enteros. Por ello, colocamos dos linternas con luces violáceas y con zoom en la parte delantera del tren y en la parte del medio. Las dos pegadas a la vía y con sendas piedras, a modo de parasol, para evitar que la luz de la linterna impactara directamente en la cámara y tuviéramos fugas.

Ahora si, el resultado ha quedado bastante más espectacular, aunque en la parte delantera de la locomotora se nos colara un poco de luz “parásita”

Ahora decidimos fotografiar esa especie de torre de control ferroviario, conocida como Casa de la Palancas por el intrincado sistema mecánico de control ferroviarios. La idea era darle un toque así como a sala de control de aeropuerto y decimos “teñir” su interior de luz roja. El problema es que el acceso a la casa no está permitido, por lo que recurrimos a realizar únicamente una iluminación exterior. Para ello, colocamos dos flashes sobre sendos trípodes apuntando directamente a las cristaleras desde el exterior, ambos con el filtro rojo correspondiente. Colocamos un flash en cada una de las caras del edificio de tal forma que no salieran en la toma y anulamos el destello en el flash maestro.

geles de color para flash
Irix 11 f4 30s ISO

Después de un disparo de prueba y reajustar de forma remota la intensidad para compensar el brillo de las dos unidades, el resultado parecía exactamente igual que si lo hubiéramos iluminado desde el interior del edificio… o eso creíamos.

Cuando fuimos a recoger los flashes, nos dimos cuenta que el edificio tenía dos ventanas laterales justo encima de unos huecos por donde salen las barras de control de los diferentes cambios de vía y por ahí no había ni rastro de luz roja. Por tanto, la toma nos parecía ahora algo descafeinada, sobre todo cuando enseñáramos las fotos a aquellos compañeros que conocen el sitio.

Así que decidimos cambiar la posición de los flashes, colocando uno de los que estaba en el trípode y el de la célula fotoeléctrica justo en los huecos practicados en la pared bajo las ventanas. Reubicamos el flash sobre el trípode un poco más hacia atrás dándole bastante más potencia.

Para evitar luces extrañas decidí cerrar el encuadre cambiando del Irix 11 mm a un zoom 24-70 F2,8L de Canon. Como siempre hicimos un primer disparo de prueba y en este caso, y no me da vergüenza decirlo, un segundo, hasta que dejamos la luces compensadas obteniendo un resultado bastante más completo que en la foto anterior.

geles de color para flash
EF 24-70 F2,8L a 24mm f2,8 30s ISO 250

Cuando es necesario terminar la Fotografía en Casa

Al volver a las locomotoras la luna llena ya estaba bastante alta luciendo con gran intensidad. Si exponíamos a 30 segundos, con intención de sacar la Vía láctea, la luz de la luna se comía la luz de los flashes, quedando bastante poco visibles los colores. Por el contrario si bajábamos el tiempo de exposición la luz de los flashes eran visibles, pero la vía láctea quedaría reducida a un leve rastro casi inapreciable.

Así que decidimos hacer un poco de “trampas” y recurrir a la doble exposición. Por un lado expusimos a una velocidad “alta” para sacar las tomas iluminadas con flash y por otra expusimos a velocidad “baja” para sacar la vía láctea. Por tanto, sabía que esta foto iba a quedar terminada cuando llegara a casa

Como soy una persona pragmática y me gusta aprovechar todos los recursos, viendo que esta foto iba a terminar acabada en Photoshop si o si, decidí superponer todas las capturas realizadas con los flashes para componer una única que aproveche lo mejor de cada disparo.

Gracias al control remoto, pude ir modificando la potencia de los flashes para ir consiguiendo la iluminación de la partes que me interesaba y desechar las que no.

Una vez en casa abrí las cuatro tomas en Photoshop y con ayuda de unas máscaras de capa, seleccioné de cada una de ellas las parte que más me interesaban.

geles de color para flash

Como siempre pintando de blanco o pintando de negro sobre la máscara conseguimos aislar los elementos deseados.

geles de color para flash

Acoplé todas las capas y superpuse la toma de 30 segundos donde se recoge la Vía Láctea. Además, en esta toma incluso empleamos una linterna para dar más intensidad a la locomotora, sobre todo en la parte superior, que había quedado poco iluminada con los flashes.

geles de color para flash

Alineadas la capas, se recorta en la proporción deseada, y con ayuda de otra máscara de capa se elimina la parte de la toma de Vía Láctea que no nos interesa, ya que vamos a usar la iluminada por los flashes.

geles de color para flash

Incluso decidí aprovechar la zona baja de la capa superior para eliminar el azul del suelo, fruto de la iluminación de flash maestro.

geles de color para flash

Una vez tuve el resultado deseado y ya metidos en Photoshop intenté sacar algo más de detalle de la vía láctea y del resto de la locomotora gracias al filtro “Detail Extractor” de la colección de filtros NIK Color Efex Pro

Con la ayuda de una nueva máscara de capa volví a matizar el efecto y a suavizarlo en las zonas donde estimé oportuno.

geles de color para flash

A mi me gusta crear un cierto viñeteo, sobre todo en fotos nocturnas, con idea de focalizar lo importante. Para ello creo una capa de curvas y la arrastro en su zona central hacia abajo. Con ello consigo oscurecer toda la imagen y con su máscara correspondiente voy viñeteando las esquinas y los bordes que me resulten más interesantes.

geles de color para flash

Finalmente doy un poco de enfoque con una capa en modo superponer al que le aplico un filtro de paso alto.

El resultado queda bastante compensado, aunque hayamos recurrido a la edición digital. No podremos presentarnos a algunos concursos, pero hemos conseguido una buena imagen.

geles de color para flash

Acabada la sesión y después de recoger todo el equipo te das cuenta que los flashes Gloxy, tanto el modelo antiguo con más de dos años de antigüedad, como los GX-F1000 se han comportado excepcionalmente sin nada que envidiar a flashes muchos más caros. El sistema de transmisión por Radio es una maravilla y te permite trabajar con gran libertad de movimientos. No falla nunca, o por lo menos a nosotros no nos falló en toda la noche.

Este tipo de productos son realmente los que merecen la pena, ya que con poca inversión se consiguen equipos profesionales, que te permiten hacer todo tipo de fotografías y de sesiones con la máxima calidad. Una gran compra a la que seguro que le sacaré mucho partido en futuras sesiones.

geles de color para flash

Finalmente agradecer a Herófito Rodríguez, Jose Maria Delgado Barba, Jose Manuel Fernández “Pipo” y a Guillermo Fernández por su inestimable colaboración en la realización de las fotografías que componen este artículo, gracias nuevamente.

Deja tu voto

4 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 4

Upvotes: 4

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Escrito por https://blog.foto24.com/author/abouzon/

Enamorado de la Fotografía y Vídeo Digital, de la edición y procesado de la imagen. Profesor de Educación Secundaria en Tecnología, entusiasta de la Robótica educativa y el uso de la TICs. Multitud de cursos, talleres y jornadas realizados como docente y discente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *