La distancia focal de un objetivo: todo lo que debes saber

Cuando empiezas en fotografía, como en cualquier otra cosa, debes aprender a hablar, leer y escribir. Es decir, debes aprender el lenguaje y/o conceptos asociados a la temática en cuestión. En mi opinión, es necesario tener, al menos, unas nociones básicas que, con el tiempo, te ayudarán a entender mejor la fotografía y obtener mejores resultados. No soy un gran defensor de tener la técnica más depurada para obtener una buena fotografía pero sí debemos manejarnos y entender qué significan realmente conceptos como el que vamos a abordar hoy: la distancia focal de un objetivo.

¿Qué es la distancia focal?

Podemos definir la distancia focal de un objetivo como la distancia en mm que existe entre el plano focal del sensor y el centro óptico de la lente. Vale, demasiado dato. El centro óptico resulta ser un punto en el interior de un objetivo en el cual los rayos de luz que entran en él se cruzan y son dirigidos hacia el sensor de imagen de la cámara para poder registrar la fotografía y que, finalmente, aparezca. Este centro óptico siempre está muy cerca del diafragma del objetivo.

Así, ese valor en milímetros es el dato principal por el que tradicionalmente en fotografía llamamos a los objetivos, puesto que decimos “un 50mm”, por ejemplo.

Distancia focal y sensor

Fotografía: © Zach Dischner

Pero ¿qué efecto producen las diferentes distancias focales sobre una misma imagen? Cuanto menor sea la distancia focal mayor será el ángulo de visión del objetivo, incrementando así el tamaño de la escena que vemos; y cuanto mayor sea la distancia focal, menor es el ángulo de visión y, por tanto, disminuye ese encuadre o tamaño de la escena.

distancia focal y angulo de vision

Por eso, como veremos a continuación, al usar teleobjetivos tenemos la sensación de comprimir la escena o encuadre (es lo adecuado para conseguir primeros planos), por el contrario el uso del angular nos da la sensación de que la escena se amplía, caben más cosas en ella.

Ángulo de visión

El ángulo de visión de un objetivo es un dato técnico que los fabricantes nos proporcionan con cada modelo de objetivo, pero ¿qué significa realmente?

El ángulo nos permite determinar el campo visual del objetivo y, por tanto, cuántos elementos entran en nuestra escena. Este concepto nos permite hacer una clasificación de los objetivos, seguramente conocida por muchos, y que es la siguiente:

Gran angular

Empezamos pues con los objetivos angulares, aquellos que comprenden distancias focales menores a los 35mm y que son capaces de captar imágenes con un ángulo de visión superior a la del ojo humano (sin tener en cuenta la visión periférica), es decir, más de 63º de campo visual.

Distancia focal

Fotografía: © Javier Martínez Avedillo (16mm)

Así podemos profundizar un poco más y considerar grandes angulares a los objetivos de entre 10mm y 14mm y ojos de pez (por su similitud a la visión de los peces) a los objetivos que se encuentran por debajo de los 9mm.

Normal

En fotografía se suele admitir que un objetivo es normal cuando su campo de visión y sus características se aproximan a la visión humana. El problema para definir el objetivo normal viene influenciado por la opción de incluir o no la visión periférica. Los autores que incluyen la visión periférica cosideran que los objetivos normales son los de 35mm, los que prefieren no incluirla, optan por los 50mm como objetivos normales, aunque se suele admitir hasta los 70mm.

Distancia focal objetivo

Fotografía: © Giuseppe Cirasino

Teleobjetivo

Un teleobjetivo (lo clasifiquemos como corto o largo) es aquel objetivo con distancias focales superiores a la normal, es decir, superiores a la diagonal del formato que se usa, en el caso de película de 35mm o sensores full frame, superior a 50mm de distancia focal (o 70mm para otros autores) .

Distancia focal teleobjetivos

Fotografía: © Alexander Harbich

La mal llamada “compresión de la perspectiva”

Antes de decidas cuál es tu focal favorita, me gustaría explicarte el concepto mal utilizado de “compresión de la perspectiva”. Se trata de un “abuso del lenguaje”. En muchas ocasiones, hemos oído que los mejores objetivos para retratos o moda son los teleobjetivos (básicamente, aquellos que están por encima de los 70mm, de forma orientativa). La explicación de esto es que, desde un punto de vista de fotografía clásica, se extendió la creencia de que estos objetivos comprimen la perspectiva, aunque en realidad lo que se comprime es el encuadre, unido también a una menor profundidad de campo.

Distancia focal desenfocado

Observamos un primerísimo plano o plano detalle en esta Fotografía: © Umberto Salvagnin

Repite conmigo: la perspectiva de una fotografía no depende la distancia focal del objetivo que utilizamos, depende de la distancia a los objetos a fotografiar. Otra cosa será el encuadre, que nos da esa sensación de compresión cuando usamos un teleobjetivo al “enmarcar” (como si pusiéramos un marco) dejando menos “aire” a ambos lados del motivo principal. Por tanto, los teleobjetivos realmente no comprimen la perspectiva, comprimen el encuadre.

Como norma general, al aumentar la distancia focal a la que disparamos se incrementará la compresión del encuadre de nuestra imagen, provocando que el fondo parezca detrás del motivo y viceversa, al disminuir distancia focal mayor espacio percibiremos muchos más elementos dentro de la fotografía.

Dime qué quieres fotografiar y te diré qué focal necesitas

No todos los objetivos sirven para lo mismo ni un mismo objetivo sirve para todo. Sin embargo, aunque a continuación te indicaremos los usos habituales según la distancia focal, estos consejos son solamente una guía y no pretenden ser una regla fija. Tómalos como referencia pero deja aflorar tu creatividad y saca otros usos.

Deportes

Si lo tuyo son los deportes en los cuales prima la explosividad, la acción, los gestos y, en definitiva, el momento de superación de un deportista, tu focal favorita terminará siendo la de un teleobjetivo que pueda llegar al menos a los 300mm. En caso de no poder permitirte una óptica fija de esa focal puedes optar por el más versátil y clásico 70-200mm.

Algunos objetivos de este tipo de gama alta, como el Canon EF 200-400mm f/4L IS USM Extender 1.4x, incorporan un multiplicador que permite que obtengamos focales mayores (en el caso del Canon 200-400 podremos conseguir multiplicar la focal por 1,4). Aunque en este caso estamos hablando de un objetivo que cuesta más de 12.000 euros.

Distancia focal para fotografía de deportes

Fotografía: © El Coleccionista de Instantes

Pero si tu objetivo no dispone de ello, no te preocupes: también puedes encontrar en el mercado una gran variedad de multiplicadores que, acoplados a la base del objetivo, aumentan la distancia focal, permitiendo obtener focales mayores. Normalmente estos multiplicadores (también llamados teleconvertidores, por cierto) suelen ofrecer un factor de multiplicación 1.4x o 2.0x, por lo que si lo usas en un 70-200 podrás tener:

  • Usando un multiplicador 1.4x = 98- 280 mm
  • Usando un multiplicador 2.0x = 140-400 mm

Ten cuidado porque este tipo de accesorios no vale para cualquier objetivo. Además, suelen ser muy específicos para su marca, es decir un multiplicador Sigma siempre funciona mejor en un objetivo Sigma, por ejemplo ( o un Nikon con un objetivo Nikon). Lo mejor es que visites la web del fabricante para confirmar que lo puedes usar junto a tu teleobjetivo, además de comprobar cómo afecta su uso a la apertura y si la zona de los puntos de enfoque se reduce al centro o si mantiene la capacidad de autofocus o no. También la calidad de imagen puede bajar ligeramente.

Paisajes

Los fotógrafos de paisaje suelen emplear, por lo general, las focales más angulares debido a su gran ángulo de visión, ya que de esta forma con casi total seguridad podremos encuadrar toda la escena de ese bello paisaje que está ante nosotros.

Distancia focal para paisajes

Fotografía: © ビッグアップジャパン

Por este motivo, objetivos con focales 10-20mm, 12-24mm o 14-24mm suelen ser las habituales, aunque muchos profesionales prefieren ópticas fijas que, como hemos mencionado, dan mayor calidad. De esta forma no es raro encontrar focales de 12mm, 14mm o 15mm para fotografía de paisaje.

Retratos

Si bien depende bastante de las diferentes marcas, existen dos focales fijas que son todo un clásico en este campo: 85mm y 135mm. Es difícil decantarse por alguna de ellas y daría para un extenso debate entre fotógrafos que principalmente se basa en gustos y sensaciones. En caso de no tener ninguna óptica fija pero sí un teleobjetivo, podríamos fijar nuestro teleobjetivo en esas dos focales y trabajar los retratos con esos dos valores.

Distancia focal para retratos

Fotografía: © Shinosan

Si un objetivo de esas focales fijas te resulta caro, el clásico 50mm, habitualmente más económico, es una buena solución para tus retratos puesto que asimila un ángulo de visión cercano al que tiene el ojo humano.

Pero todo depende un poco del tipo de plano que quieras realizar, pero por daros una orintación sobre distancias focal, tendríamos lo siguiente:

  • Plano general y plano americano: de 35mm a 50mm
  • Plano medio: de 50mm a 85mm
  • Primer plano y primerísimo primer plano: de 85mm a 105mm
  • Plano detalle: 105mm o superior

Moda

Muchos profesionales de moda suelen utilizar un teleobjetivo clásico 70-200mm puesto que, gracias a la distancia, al separarse del modelo pueden mantener una profundidad de campo suficiente y asegurar bien el enfoque donde ellos quieren. También es habitual focales fijas como las mencionadas para retrato. Aún así no es nada raro experimentar con otras focales menos clásicas en un campo donde es necesario innovar cada día.

Fotografía Social y Street

La fotografía callejera o social ha estado influenciada de siempre por las fotografías de Capa y Cartier Breson, que usaban como ópticas principales un 50mm, o Winogrand, otro de los maestros de la fotografía callejera muy conocido porque usaba un 28mm. De hecho, os confieso que me compré un 28mm influenciado precisamente por él.

Distancia focal para street photography

Fotografía: © Raúl González

Últimamente está muy de moda usar una focal intermedia: 35mm. Se trata de focal usada también por Capa y Cartier-Bresson, pero que hace unos años ha hecho muy popular un conocido fotógrafo estadounidense, Don Mc Cullin (nacido en Londres, 1935). Un fotógrafo que ha inspirado a generaciones enteras: su intensa carrera artística abarca desde cronista de la postguerra en Reino Unido hasta la guerra de Vietnam, pasando por reportajes a los míticos The Beatles.

Viajes

En este apartado podríamos mezclar la fotografía de paisaje con la fotografía social o la fotografía callejera. Según cuales fueran nuestras expectativas del viaje deberíamos elegir una focal como las recomendadas anteriormente.

Focales fijas vs. zooms: ¿cuál es mejor?

Es la eterna discusión en casi todos los foros fotográficos. ¿Qué es mejor, una focal fija o un zoom? En general, podemos decir que casi siempre una focal fija, salvo raras excepciones, funcionará siempre mejor que un zoom de precio y calidad, equivalente puesto que las focales fijas se encuentran optimizadas para dicha distancia focal. Es decir, no nos vale comparar un objetivo de 100 euros frente a uno de 3000 euros.

Otro detalle: los zoom suelen tener una abertura máxima de f/2.8 o f/4 aunque muchos se sitúan en el rango f/3.5-f 5.6. Sin embargo, muchas de las focales fijas suelen presentar aperturas entre f/1.4, f/1.8, f/2, f/2.8. Esto quiere decir que, por norma general, las focales fijas son más luminosas que los zooms por que lograremos, entre otras cosas, un mayor desenfoque del fondo.

Distancia focal 50mm

Fotografía: © Jade

Otro punto a favor de las ópticas fijas suele ser la nitidez. Por lo general, y har muchos test que lo demuestran, las ópticas fijas presentan mayor nitidez que los zoom a la misma focal (siempre comparando de forma equivalente como decía en el primer párrafo de este apartado). Si quieres conocer más detalles de los objetivos con distancia focal fija échale un vistazo a este post.

Los zooms son más versátiles, cubren un mayor rango de focales y suelen ser más cómodos pero también resultan ser más caros puesto que suelen llevar mayor número de cristales en su esquema óptico, así como mecanismos más complejos.

En mi evolución fotográfica he terminado teniendo un equipo basado principalmente en ópticas fijas (un 14mm, un 28mm, un 50mm, un 85mm) salvo un teleobjetivo 70-200. Independientemente del salto de calidad que sí que noto en las ópticas fijas, pienso que una óptica fija te obliga a trabajar más la foto: te obliga a posicionarte, a no hacer la foto sin más, a no acomodarte y tirar del zoom. En ocasiones, como aquellas en las que tienes que cubrir un evento, es imprescindible en algunos momentos el uso del zoom, aunque todo depende de cómo te muevas. Un fotógrafo en una boda, un evento social o público tiene que trabajar también con sus pies, ser como un bailarín invisible que se desliza por la escena realizando las fotografías y pasando lo más desapercibido posible. Al menos, en mi opinión.

Conclusiones finales

Lo que te hemos contado son una serie de consejos para guiarte a la hora de encontrar la distancia focal adecuada para el tipo de fotografía que te gusta. Pero no hay reglas fijas. Aunque cada objetivo se diseñó en su día para un tipo de fotografía concreto y con una distancia focal concreta, también, no es nada raro ver fotógrafos que pueden usar un 24mm para hacer retratos o un teleobjetivo, a veces, puede usarse para paisaje. En ti está la decisión de innovar y dar un toque personal a tu fotografía.

Nota: todas las distancias focales mencionadas siempre se han hecho en referencia al formato Full Frame.

Foto destacada: © Katelyn Kenderline

Deja tu voto

68 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 80

Upvotes: 74

Upvotes percentage: 92.500000%

Downvotes: 6

Downvotes percentage: 7.500000%

Escrito por Alfonso Domínguez Lavín

Nacido en Madrid pero adoptado por Valladolid - Laguna de Duero, empezó en fotografía gracias su tío, hace muchos años, viendo cómo revelaba en su casa. Actualmente es el CEO y co-fundador del blog "La mirada de los Fotógrafos". Fotógrafo, Ing. Tco. Informático y Creativo, es un gran apasionado del Arte y la Tecnología junto con el idioma Inglés, cuestiones que compatibiliza con Nuria, su mujer, y sus hijos Diego y Noemí, sus tres grandes amores. Ha sido colaborador en la revista online Xataka Foto. También ha sido jurado en varios concursos de fotografía, realizado exposiciones individuales y colectivas en Valladolid. Ganador en 2013 del concurso nacional "La fotografía del Verano", 3º en Rally fotográfico de Ampudia de 2010 y obtenido algunas otras menciones a nivel local. En la actualidad su gran pasión es la fotografía social y los retratos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.