Cómo descifrar un objetivo y todo lo que esconde

La mayoría de fotógrafos de nivel avanzado trabajan con cámaras de objetivos intercambiables. Por lo tanto, si estamos en este club y queremos ir progresando llegará el día en que querremos ampliar nuestra colección de objetivos. Y es entonces cuando, a menudo, nos damos cuenta de que no es nada obvio entender  y descifrar un objetivo o qué son todas esas siglas, números y demás que aparecen grabados en estos. Algo se escapa, y lo peor, ¡es que parece algo importante!

En este post intentaremos que entender lo que un objetivo lleva impreso no sea como leer un jeroglífico del antiguo Egipto y que podamos descifrar la información que incorpora para saber que nos ofrece.

Cómo descifrar un objetivo y todo lo que esconde

Descifrar un objetivo: El problema

La fotografía, como todos los campos, tiene su propia jerga y palabras técnicas que llegamos a usar sin ni siquiera percatarnos que la mayoría de mortales no tienen ni idea sobre qué hablamos: apertura de diafragma, sensibilidad ISO, profundidad de campo, aberración cromática o RAW… Sin embargo, los objetivos contienen algunos conceptos o siglas que, incluso para fotógrafos más veteranos, son desconocidos o, como mínimo, poco claros: podemos encontrar nombres como “Canon EF 24-70mm f/2.8L II USM”, “Sigma 150mm F2.8 EX DG OS HSM APO Macro” o “Nikon AF-S DX NIKKOR 55-300mm f/4.5-5.6G ED VR”. ¡Prácticamente necesitamos una piedra roseta para descifrar estos crípticos mensajes!

Cierta información es de sobra conocida a poco que avanzas en esto de la fotografía (luminosidad, diámetro de anillo, etc.) pero a menudo aparecen también ciertas siglas y números que no tienes ni idea de que significan, descifrar un objetivo se puede convertir en un rompecabezas. Una parte importante del origen del problema es que no hay nada estandarizado, por lo que cada fabricante define conceptos similares de manera diferente, lo que amplía de manera bárbara la cantidad de siglas que nos podemos encontrar. Al final, lo que suele ocurrir es que los fotógrafos se familiarizan con la nomenclatura de la marca de su cámara o de segundas marcas que adquieren.

En este post vamos a definir los conceptos básicos que definen un objetivo que son comunes a casi todos y también vamos a listar otros aspectos más específicos, aunque importantes, que pueden variar según el fabricante, en definitiva aprender a descifrar un objetivo. De esta manera intentaremos que con la información aquí contenida puedas escoger el objetivo que más te convenga o, como mínimo, ¡que sepas que te está explicando el fabricante!

Información básica: ¿Qué significa el 24-85 mm?

Vamos a analizar la imagen siguiente para entender la información que nos está facilitando el fabricante del objetivo, llamado “AF-S Nikkor 24-85mm 1:3.5-4.5 G VR ED”.

Todos los objetivos llevarán escrita la distancia focal del mismo. Si se trata de una focal con zoom incluirán los valores de los extremos como en este caso, en que el objetivo abarca desde los 24mm (angular) hasta los 85mm (tele medio). Evidentemente, para conocer la distancia focal efectiva deberemos tener en cuenta el tamaño del sensor de la cámara. Por ejemplo, si es APS-C habrá que multiplicar la distancia focal x1,6. Si el objetivo fuera de focal fija, únicamente aparecería una longitud. Para más información sobre la distancia focal de un objetivo podéis recuperar esta entrada del blog.

¿Y qué hay del 1:3.5 – 4.5?

En este caso, estos valores hacen referencia a la apertura máxima del diafragma. De nuevo, si la apertura es constante en todo el zoom únicamente aparecerá un valor escrito. Este caso es muy interesante porqué nos permite trabajar a máxima apertura sin tener que estar pendiente de que cambie al modificar la longitud focal.

En muchos objetivos, al aumentar la distancia focal la apertura se hace más estrecha. En estos casos, el objetivo recoge el valor de apertura máxima para la focal más corta y la más larga. En la imagen de ejemplo estos valores son de f3.5 para 24mm y f4.5 para 85mm. Por cierto, el motivo de que siempre haya un “1:” al principio es que la apertura se expresa como ratio respecto a la longitud focal del objetivo. Para más información sobre aperturas podéis disfrutar de este post.

Vamos con los numeritos de 70 – 50 – 35 – 24…

Este es uno de los apartados más importantes a la hora de descifrar un objetivo. En el caso de objetivos con longitud focal variable (zoom), junto al anillo de zoom suele haber inscrita la escala de longitud focal, de manera que podemos saber en todo momento a qué focal estamos disparando.

¿Y eso de 72mm?

Esta cifra es tan sencilla como importante, se refiere al diámetro del objetivo. Suele estar grabado cerca del anillo exterior del objetivo. Es necesario conocerlo por si queremos comprar un filtro para el objetivo (UV, polarizador, ND…) u otros accesorios. Por lo tanto, ¡tiene muchos números que lo necesitemos!

A la hora de descifrar un objetivo es conveniente no confundir el diámetro del objetivo con la distancia focal de este, ya que no tienen nada que ver. Recuerda que la medida que debes tener en cuenta es la que aparece al lado del símbolo de diámetro Ø.

Y ahora, esa pantallita con tantos números, ¿la distancia de enfoque?

A la hora de descifrar un objetivo hay que tener en cuenta que muchos de ellos presentan una escala con distancias en metros (m) y pies (ft), que va desde un valor pequeño hasta infinito. Actualmente, la mayoría de objetivos incluyen lo que se aprecia en el objetivo de ejemplo de este artículo (Nikkor 24-85 mm), una ventana con esta escala y punto. Al enfocar algún objeto, la escala se mueve y nos indica a que distancia estamos enfocando. Por sí sola, no es una información demasiado útil en lo que a descifrar un objetivo se refiere.

Muchos objetivos antiguos incluían además, una escala como la que se muestra en la imagen superior, donde se relacionaba la distancia de enfoque con el tramo de área que quedaría enfocado. Es decir, si enfocamos en un punto determinado y para cierta apertura, que distancia por delante y por detrás de ese punto se verá nítida en la fotografía. Esto es útil ya que ayuda a controlar la profundidad de campo y predecir el resultado de la imagen.

Por ejemplo, en la fotografía superior para una apertura de f11, según la escala, vemos que todo a una distancia entre 1 y 2 metros aproximadamente quedará enfocado. En f22 aumenta la profundidad de campo y todo entre 0,8 metros y infinito se verá enfocado. Como decimos, lamentablemente es una información que pocos objetivos modernos mantienen.

De aquí a buscar la hiperfocal (tramo máximo que se puede enfocar al tomar una fotografía con un objetivo) va un paso, y es la evolución lógica. Podéis leer más sobre qué es la hiperfocal y cómo caluclarla en este artículo. Si tienes un objetivo Irix y te gustaría saber qué significan las marcas del barril y cómo calcular la hiperfocal no te pierdas este artículo.

La información descrita hasta ahora sobre cómo descifrar un objetivo es esencial y que además se expresa de manera estándar en todos los objetivos, independientemente del fabricante. Pero la cosa no acaba aquí y los objetivos incluyen más datos sobre sus características. Muchas de ellas son comunes, pero ahora ya cada fabricante la denomina de manera distinta. Os listamos a continuación estas otras características interesantes a tener en cuenta a la hora de valorar un objetivo. En una tabla posterior indicaremos como denomina cada fabricante estas características para que podáis tener una tabla resumen que os sea útil para consultar.

Descifrar un objetivo: Full Frame / Crop Frame

De muchos es sabido que las cámaras montan diferentes tamaños de sensor. Formato medio aparte, en el mundo de las compactas, réflex y mirrorless encontramos que los sensores mayores son equivalentes a una película analógica de 35mm (Full Frame) y a partir de aquí la cosa decrece: APS-C, 4/3, micro4/3… Llegados a este punto, muchos fabricantes han diseñado objetivos específicos para cada tipo de sensor. En general podremos utilizar (directamente o con adaptadores) un objetivo diseñado para un sensor mayor en una cámara con un sensor menor, únicamente a coste de aumentar la distancia focal equivalente.

En cambio, si se intenta usar un objetivo para un sensor mas pequeño en una cámara con un sensor más grande, aunque se pueda conectar, posiblemente tendremos un problema grave de viñeteo. Por lo tanto, entender las siglas que nos indican para qué tamaño de sensor está diseñado el objetivo es un dato clave a la hora de comprar y descifrar un objetivo, y no tener un susto importante a la hora de estrenarlo.

Cómo descifrar un objetivo

Estabilizador de imagen

Esta es otra tecnología cada vez más presente en muchos equipos. Sin entrar a profundizar en cómo se logra, lo que permite es disminuir los pequeños movimientos que realizamos cuando disparamos a pulso y que, si la velocidad de disparo es relativamente baja, hacen que las fotos salgan “movidas” (lo que se llama “trepidación”). Un objetivo con estabilizador de imagen permite absorber estos movimientos y disparar hasta con 3 ó 4 pasos menos de luz. Es decir, podemos tomar fotografías nítidas con tiempos de exposición mucho más largos.

Es interesante aclarar que esta estabilización se puede incorporar en el objetivo o en el cuerpo de la cámara. Es por ello que, en el segundo caso, los fabricantes no incorporan esta tecnología en la mayoría de sus objetivos (Sony, Olympus, Pentax…).

Corrección de la aberración cromática y mejora de la nitidez

La aberración cromática es la dispersión que sufre la luz al atravesar el objetivo en función de la longitud de onda. Más allá de los tecnicismos, se traduce en unos pequeños halos, generalmente violetas o azulados, en el borde de los objetos fotografiados.

Para corregir esta dispersión algunos objetivos modernos varían los métodos de fabricación y geometría de los cristales (lentes asféricas) logrando objetivos con menos elementos (más ligeros y compactos) y por lo tanto con menos dispersión.

Otros objetivos incluyen ciertos recubrimientos en los cristales y materiales de altas prestaciones que logran traer a foco diferentes longitudes de onda (lentes apocromáticas), por lo que es una tecnología más específica y eficaz para reducir la aberración cromática.

Por último, existen lentes fabricadas con materiales de bajo índice de refracción y por lo tanto evitan que se desdoble la luz (cristales de baja dispersión)

En todos los casos, al reducir esta dispersión también se logran imágenes más definidas y nítidas.

Estas tecnologías no paran de evolucionar y, de hecho, algunos fabricantes presentan más de una solución diferente, con siglas diferentes o no. A menudo es difícil conocer qué tipo de mecanismo para minimizar la aberración usa el objetivo solo con el nombre, ya que las descripciones son algo generalistas y crípticas. En la tabla inferior se ha intentado dividir las siglas en función del mecanismo, aunque puede ser necesario dejar alguno “en duda”.

Recubrimiento de las lentes

Cada vez es más frecuente recubrir los cristales de los objetivos con materiales que mejoran las propiedades: dan dureza, evitan reflejos, halos y mejoran la imagen. Es por ello que casi todos los objetivos actuales vienen recubiertos con diferentes materiales, como los motores han ido evolucionando, existen varias siglas diferentes para cada fabricante que reflejan los avances tecnológicos.

Actualmente, los que mayores garantías ofrecen de modo general son los llamados motores de enfoque ultrasónicos o hipersónicos o variaciones similares (el nombre cambia según el fabricante).

Motor de enfoque

Se trata del mecanismo que mueve los cristales cuando enfocamos de manera automática. Es un campo en el que también se ha avanzado mucho, ganando tanto en precisión como en silencio, velocidad y robustez, siendo ahora sistemas más fiables que hace solo unos años. De todos modos, como los motores han ido evolucionando, existen varias siglas diferentes para cada fabricante que reflejan los avances tecnológicos.

Actualmente, los que mayores garantías ofrecen de modo general son los llamados motores de enfoque ultrasónicos, hipersónicos o variaciones similares (el nombre cambia según el fabricante).

Gama “PRO”

Muchos fabricantes distinguen de alguna manera sus objetivos más profesionales con algún tipo de distintivo. En parte para que se identifiquen rápidamente y en parte por motivos claramente comerciales. Sea como sea, la mayoría de usuarios de Canon saben que, si ven un objetivo con un aro rojo, se trata de un objetivo de la serie L, la gama más avanzada de la compañía nipona. Canon incluso diferencia algunos de sus teleobjetivos más “PRO” por el color ya que muchos de ellos son de un blanco nada discreto, aunque el motivo oficial es que históricamente los fabricaban de este color para absorber menos radiación solar y evitar su calentamiento en sesiones al aire libre.

Autofoco interno

Es una tecnología que permite enfocar sin que se mueva el cristal externo, si no que el movimiento se da en el interior del objetivo. Esto puede ser relativamente útil cuando se trabaja con filtros polarizadores, por ejemplo. Algunos incluso garantizan que no variará el centro de gravedad al enfocar.

A modo de resumen, os incluimos una tabla bastante exhaustiva que intenta recopilar las siglas más habituales grabadas en los objetivos de los principales fabricantes del mercado.

Y para los que habéis logrado llegar hasta aquí, un pequeño regalo final, os podéis descargar la tabla resumen con todas las siglas desglosada para que las podáis tener en vuestro archivo y consultarla cuando gustéis.

Un mar de letras para despedirse

Como se ha podido observar, los fabricantes no nos lo ponen fácil para entender las siglas y características que aparecen en los objetivos. La recomendación final es no estresarse demasiado. Lo habitual es estar familiarizado con los fabricantes que tienes en tu equipo… ¡como mucho! Lo mejor para aprender a descifrar un objetivo es tener claros los 4 primeros conceptos (distancia focal, aperturas máximas, diámetro), que además son iguales para todos los fabricantes. A partir de aquí, guardaos este post en vuestros favoritos, y cuando necesitéis descifrar el jeroglífico que son los mensajes grabados en un objetivo, lo recuperáis y con la tabla anterior os será mucho más sencillo.

Sin duda han quedado siglas y fabricantes por incluir, pero como punto de partida no está mal. Además, así os podemos invitar a que nos ayudéis a mejorar la tabla con vuestros conocimientos. ¿Os animáis?

Deja tu voto

37 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 43

Upvotes: 40

Upvotes percentage: 93.023256%

Downvotes: 3

Downvotes percentage: 6.976744%

Escrito por Nardi Bayarri

Formado como fotógrafo en Fotoespai BCI, y formado también como teatroterapeuta, busco imágenes de personas para personas, de instantes, de encuentros, de emociones, de sueños, de viajes, de almas. Especializado en retrato y con amplia experiencia docente, me encanta transmitir mis conocimientos y vivencias en este campo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.